Una torreña logra sacar de Mauritania a un cachorro que iba servir de cena del conductor del autobús en el que viajaba

Tras arrebatárselo de las manos, logró que el mismísimo presidente del país se implicara para obtener todos los permisos y traérselo a Málaga

Hermosa historia de coraje y amor hacia los animales de una vecina de Torre del Mar que revela el diario Sur. Patricia Chica, de 36 años de edad, le arrebató de las manos el cachorro que el conductor del autobús en el que viajaba por Mauritania pretendía comerse y al que defendió hasta el punto de verse obligado a intervenir el mismísimo presidente del país para concederle todos los permisos necesarios para que se lo trajera hasta Málaga, convirtiendo su gesto en una cuestión de estado.

Chica se encontraba trabajando temporalmente en Nuakchott, la capital de Mauritania, como camarera del grupo Dani García, donde la empresa del chef malagueño se hizo cargo del catering de la cumbre de la Unión Africana (UA) que se celebró el fin de semana pasado. Además de su faceta profesional, Chica es animalista y dedica su tiempo libre a rescatar animales abandonados, así como a la acogida de recién nacidos en su casa de Torre del Mar.

La torreña relata a SUR que “Vi al chófer que nos llevaba al hotel con el cachorrito, y cuando le pregunté me dijo que se lo había regalado un amigo, señaló a un perol que había en el suelo y me hizo gestos de que se lo iba a comer”. La reacción de ella fue instintiva: sin pensar en las posibles consecuencias, se lo quitó de las manos y salió corriendo para esconderse en la cocina del palacio de congresos, ante la mirada atónita del hombre. Sus compañeros de profesión salieron en su defensa y todos se negaron en rotundo a devolverle al animal. “No puedo permitir que un cachorro acabe en el plato de nadie como menú. Seguro que se comerá a otro, pero a este precisamente no”, aseguró.

Según el relato de SUR, la reivindicación del grupo de trabajadores malagueños se convirtió en cuestión de Estado en el país africano. Chica le contó lo que había ocurrido a la responsable de protocolo del Gobierno de Mauritania, que se hizo cargo del can y le asignó a un empleado como responsable de su cuidado mientras la activista estuviera trabajando en la cumbre.

Pero la alta funcionaria fue más allá y logró que el presidente del Gobierno de Mauritania, Mohamed Uld Abdelaziz, se involucrara personalmente. El dirigente, según el testimonio de Chica, dio órdenes para tramitar en un tiempo récord el certificado zoosanitario por un veterinario oficial y que tuviera las primeras vacunas, además de hacerse cargo de todos los gastos. De esta forma, Mauri, que es el nombre que le han puesto, podría salir del país hacia su nuevo hogar en Málaga.

Accede a la información íntegra en el siguiente enlace:

http://www.diariosur.es/malaga-capital/diplomacia-alto-nivel-20180709214907-nt.html

En este artículo



elaxarcodeoro.es

La suerte hay que buscarla juegue con nosotros de forma cómoda, segura y sin comisiones.

Calle Calzada, 5, Torrox

Siempreuncapricho

Centro de peluquería y estética en el que nos gusta mimar tu piel y cabello

Calle Doctor Fleming, 47, Torre del Mar