Medina Sidonia, un legado milenario en el Balcón de la Bahía de Cádiz

Visitar Medina Sidonia es dar un paseo por la historia. Entre sus calles descubriremos los vestigios y huellas de distintas civilizaciones, que han marcado la herencia del rico patrimonio histórico de la ciudad. Sus monumentos más destacados son el Castillo de Medina Sidonia, la Iglesia de Santa María la Coronada, la Iglesia de Santiago, el Museo Arqueológico y un recinto amurallado perfectamente integrado en el casco urbano.

Medina Sidonia está en la comarca de La Janda, en el centro de la provincia de Cádiz y a 46 kilómetros de la capital gaditana. Se sitúa en las laderas del Cerro del Castillo, que constituye la mayor elevación de todo el tercio occidental de la provincia desde las últimas estribaciones de la Sierra de Cádiz hasta la línea costera atlántica. El pueblo se orienta hacia la Bahía de Cádiz, motivo por el cual también se le conoce como el Balcón de la Bahía.



Es uno de los municipios más antiguos de la provincia, con más de 3.000 años de historia. Fundada por los fenicios, fue una importante colonia romana que llegó a alcanzar un gran auge urbanístico. Durante el período musulmán adquirió gran esplendor como capital de la cora de Sidonia, formando parte del Señorío de los Duques de Medina Sidonia a mediados del siglo XV. El Ayuntamiento dispone de un completo e importante Archivo Histórico para documentarse.

Medina Sidonia es reconocida por la belleza de sus características calles blancas, el enrejado de sus balcones y ventanas, y por sus deliciosos dulces artesanos y su rica gastronomía. Se trata de una de las poblaciones históricas y monumentales más importantes de la provincia. Ha sido galardonada con el premio al Embellecimiento de los Pueblos Andaluces y declarada Conjunto Histórico-Artístico y Bien de Interés Cultural en el año 2001.

En la cumbre del cerro se encuentra el Castillo de Medina Sidonia. Las actuaciones arqueológicas realizadas en este espacio indican la existencia de tres fortificaciones superpuestas temporalmente: restos del castellum militar romano (siglo I a.C.), restos del alcázar árabe (siglo XI) y restos del castillo medieval (siglo XV). En el lugar también se han hallado restos de la villa vieja, de origen musulmán, situada cerca de la Torre de Doña Blanca.

Muy cerca podremos ver las Caballerizas del Duque. Datado del siglo XVI, es un sencillo edificio de planta rectangular de muros de mampostería de piedra, con una fachada carente de decoración. En 1994 fue rehabilitado como salón de actos y de exposiciones.

Medina Sidonia cuenta con un recinto amurallado urbano de la Edad Media islámica, que en la actualidad coincide con el Barrio de Santa María, en la zona más elevada de la localidad. De sus murallas, torres y puertas aún se conservan importantes vestigios como la Puerta del Sol, el Arco de Belén y el Arco de la Pastora (siglo X), que es el mejor conservado y también el de mayor longitud visible.

Junto al Torreón de Doña Blanca se alza la Iglesia de Santa María la Coronada. Es un templo gótico-renacentista del siglo XVI, levantado sobre una antigua mezquita y sobre los cimientos de una primitiva iglesia. Llama la atención la riqueza de sus portadas, la belleza de la crestería y la torre campanario realizada en pleno barroco (siglo XVII). Su retablo es una auténtica joya, así como una talla del Cristo del Perdón de 1679, realizada por Pedro Roldán.

En una de las calles adyacentes se localiza el Convento de Jesús, María y José, del siglo XVII. La sobria fachada se caracteriza por la blancura de la cal, que contrasta con la torre campanario. También sobresale en el tejado una estructura de planta octogonal, que alberga una cúpula.

En la estrecha calle Altamirano se ubica el Museo Etnográfico. Cuenta con un rico patrimonio que pretende poner en valor los oficios, modos de vida, tradiciones y costumbres del pueblo.

En el centro del casco histórico está la Iglesia de la Victoria. Fue construida entre 1676 y 1709, alojando también en aquella época un convento.

La torre campanario tiene cuatro cuerpos, con un azulejo de la Virgen de la Paz en el segundo.

En su interior resalta el retablo mayor y diversas obras de imaginería barroca, varias atribuidas a Martínez Montañés.

La Plaza de España es un punto emblemático del municipio al menos desde el siglo XVI. Se cree que el antiguo foro romano ocupó este espacio. En uno de los extremos de la plaza está el Ayuntamiento, que se erige en un edificio de estilo barroco y neoclásico del siglo XVII.

Si avanzamos por la calle San Juan llegaremos hasta el Convento de San Cristóbal.

Se trata de un pequeño templo de estilo barroco del siglo XVII.

La fachada es sencilla, siendo la torre campanario y dos grandes arcos adosados a la misma los principales protagonistas.

Al oeste del casco histórico emerge otro importante monumento religioso: la Iglesia de Santiago. Es de estilo mudéjar y fue fabricada a principios del siglo XVI. La fachada presenta escasa decoración, mientras que en el interior destaca el impresionante artesonado mudéjar.

Si continuamos por calle Ortega acabaremos en el Museo Arqueológico. El centro ofrece a los visitantes la posibilidad de adentrarse en una parte de la ciudad romana de Asido Caesarina, incluida dos galerías subterráneas que formaron parte de la red de alcantarillado. En una calle contigua se sitúa un segundo espacio arqueológico bien conservado, formado por un tramo de 15 metros de la vía principal de la antigua villa romana y que fue realizado en el siglo I d. C.

En el norte de la localidad sobresale la Iglesia de San Juan de Dios. Se levantó en el siglo XVI sobre el terreno de una antigua ermita dedicada a San Sebastián. Fue un conjunto dedicado a la vida conventual, con claustro, iglesia y dependencias que acogían a los enfermos. Actualmente la parroquia continúa con su actividad, mientras que el claustro es un instituto.

A las afueras del casco urbano, rodeada de vegetación, se localiza la Ermita de los Santos Mártires. Su origen es visigodo y está considerada una de las más antiguas de Andalucía, fechada en el año 403. No obstante, ha sufrido múltiples reconstrucciones y el templo actual data de finales del siglo XV. Destaca su llamativo torreón completamente integrado en el edificio, que tiene una base romana y la parte superior es una construcción árabe del siglo XIV.

Terminamos, como manda esta época del año, con una tradición navideña con gran apego en Medina Sidonia. El municipio vive el comienzo de estas fiestas con enorme fervor y las calles se transforman en un Belén Viviente en el que participan más de 600 asidonenses de todas las edades. Durante un día los vecinos dan vida a las más de 60 escenas que forman el misterio del Belén.

~~ Contenido promocionado por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía S.A. ~~

In this article