El Vélez remonta, confirma su mejoría y desata la euforia en el Vivar Téllez

El estadio veleño está viviendo sus mejores entradas de los últimos años, y vio como el Vélez remontaba el gol inicial del Coria gracias a los tantos de Zamorano y Pablo.

El Vélez esta embalado. Ha logrado tres victorias consecutivas y está ilusionando a su afición, que está arropando a su equipo en el Vivar Téllez, que es su particular fortaleza. Estamos viviendo momentos únicos en el estadio veleño, y es que desde el Vélez-Toledo, eliminatoria por subir a 2ª B hace 13 años, no he visto nada igual. La antigua Esquina Cervecera, son la Esquina Veleña, y junto al Frente Veleño dan colorido a las gradas. Esta «Esquina», situados detrás de la portería de la entrada, son unos martillos pilones animando. Y claro, si se gana, se celebra a lo grande, como lo están haciendo con cánticos y esos jugadores alucinando de ese apoyo. El Vélez ha sumado 9 puntos seguidos, tiene 13, y es tal la igualdad que está a 3 de la zona de promoción de ascenso y a dos del descenso.



El Coria, que llegaba como 10 puntos logrados a domicilio, ha sido su víctima. Y eso que los extremeños marcaron en un garrafal error defensivo, Bochino y una salida alocada del portero Miguel, no lograron despejar un balón en la frontal, e Iván Fernández marca a placer. Fueron 10 minutos de atontamiento local, donde el Coria puedo lograr el segundo. Pero Miguel, pasaría de villano a héroe, y el portero cordobés del Vélez volvió a demostrar que es un cancerbero de otra categoría superior y no le asustó volver a salir del área, hacer varias paradas y hundir a su rival.
Esto, acompañado de que su equipo iba a reaccionar a base de buen fútbol y la remontada llegaría pronto. A la media hora ya la había logrado, en dos acciones, donde jugó una gran importancia la segunda jugada. Así, en el minuto 21, en un saque de esquina, remató Bochino, y el rechace lo pesca Zamorano para empatar. Es el 5º gol del argentino. . Y a continuación, excelente disparo de Alex Camacho al travesano, y Pablo muy atento marca desde el punto de penalti.
En la segunda parte, el partido estuvo algo alocado, sin dueño, pero las ocasiones más claras las tuvo el Vélez. El aviso más peligroso extremeño fue un disparo del malagueño Santi Luque con una gran parada de Miguel. Pablo, con un disparo al poste y Nacho Fernández pudieron hacer el 3-1. El Coria lo intento con varios balones colgados que llevó la incertidumbre por la estrecho del marcador.

La mala noticia es la lesión, rotura de peroné de Coutinho, que se cayó en el vestuario. Resbaló y llegó esa fractura que lo deja fuera varios meses. El próximo domingo el Vélez juega en el campo del Don Benito de Juan Carlos Gómez a las 5 de la tarde.

 

In this article