La Junta destina 1,4 millones al instituto La Mayora de Algarrobo, referente en investigación agrícola internacional

Velasco avanza la nueva edición de Emergia para captar 60 científicos internacionales y destaca que 2 de los seleccionados en una edición anterior trabajan en este centro

La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades ha concedido desde el año 2019 al Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea La Mayora un montante de 1,42 millones de euros a través de los diferentes programas de incentivos dirigidos al sistema andaluz de I+D+i. Así lo ha destacado el consejero Rogelio Velasco en su visita a las instalaciones de esta estación experimental perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y a la Universidad de Málaga (UMA). El centro se ha convertido en un referente internacional en la investigación agrícola y en el desarrollo de los cultivos subtropicales en el sur de España.



De las ayudas otorgadas a La Mayora, casi 815.000 euros se destinan a proyectos de investigación y actuaciones en infraestructuras y dotación de equipamiento. El resto, casi 610.000 euros, ha permitido la incorporación de jóvenes investigadores y técnicos de apoyo de I+D+i, así como de doctores y de científicos de trayectoria brillante, mediante las líneas de ayudas diseñadas por la Junta para fomentar y captar el talento investigador desde el inicio de su formación hasta su consolidación como líderes de grupo con el programa Emergia.

Velasco ha resaltado la actividad investigadora que desarrolla el centro mixto de La Mayora, una labor que, a su juicio, resulta «clave» para el avance de la agricultura andaluza, sector estratégico para la economía andaluza. «Este centro puede presumir de introducir en el último medio siglo variedades agrícolas que han transformado el mercado europeo, como son el fresón en Huelva y frutos subtropicales de la costa oriental como el aguacate y el mango«, ha incidido. «Es una satisfacción comprobar que la ciencia y la tecnología deparan efectos tan positivos a la actividad económica a la agricultura», ha remarcado.

El titular de Transformación Económica también ha querido poner de manifiesto el ejemplo que dicha estación experimental supone para la colaboración investigadora entre diferentes agentes del sistema andaluz del conocimiento, al contar además de con el CSIC con una universidad pública.

Asimismo, ha subrayado la necesidad de tener en la comunidad «un sistema de I+D+i sólido y bien estructurado capaz de contribuir al progreso de la sociedad andaluza» y para lograrlo, ha señalado que desde el inicio de la legislatura su departamento ha puesto a disposición de la I+D+I un presupuesto global de 310 millones de euros. Esa cifra se verá incrementada, según ha recalcado, a finales de 2021 ya que está previsto el lanzamiento de una nueva convocatoria de proyectos I+D+i por valor de 38 millones y otra del Programa Emergia, que estará dotada con 15,7 millones de euros y que permitirá la incorporación de 60 nuevos investigadores. «A ambos incentivos podrá concurrir La Mayora», ha apostillado.

Ayudas Emergia para Noé Fernández y José Gabriel Vallarino

En el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea desempeñan su labor científica dos investigadores elegidos por el Programa Emergia, cuya primera convocatoria ha sido recientemente resuelta por Transformación Económica con una inversión de 10,3 millones y 40 perfiles seleccionados. Emergia es una de las apuestas estratégicas del Ejecutivo autonómico para favorecer la reactivación de la I+D+i de la comunidad y reforzar su capital humano. Tiene como finalidad atraer investigadores con trayectoria brillante, de cualquier nacionalidad y con capacidad de liderazgo, por un período de cuatro años con el objetivo de que contribuyan a fomentar la investigación científico-técnica de excelencia en la región.

Los 40 científicos destinatarios de estos incentivos se han incorporado a universidades y centros públicos de investigación, de los que 35 tienen como destino a las instituciones académicas de la región. Cinco de ellos desarrollan su actividad investigadora en la provincia de Málaga, cuatro en la Universidad malagueña (UMA) y uno en este centro mixto.

Noé Fernández, experto en biología celular y molecular, bioinformática, genómica, agricultura, ciencias forestales y patógenos vegetales, se ha incorporado a La Mayora. Este licenciado en Biología por la Universidad de Málaga, ha realizado estancias de investigación en la Universidad de Cornell (Gran Bretaña) y antes de recalar en La Mayora desempeñaba su labor investigadora en la Universidad de Marburgo (Alemania).

El Instituto también cuenta con las aportaciones de José Vallarino, adjudicatario de una ayuda Emergia circunscrita a la UMA. Vallarino es ingeniero agrónomo y doctor en Ciencias y antes de obtener esta ayuda era profesor responsable de varias asignaturas de la carrera de Ingenería Agrónoma de la Universidad de Talca (Chile) y participaba en la docencia de los estudios de postgrado en el Max Planck Institute of Molecular Plant Physiology (Alemania).

En las próximas semanas, la Consejería de Transformación Económica abrirá una segunda edición de Emergia con una dotación de 15,7 millones para 60 investigadores, lo que elevará a un centenar el número de científicos de relevancia incorporados a la I+D+i andaluza con este programa.

50 hectáreas para la investigación

La Mayora dispone de más de 50 hectáreas ubicadas en pleno corazón del litoral de la comarca de la Axarquía dedicadas a la investigación agrícola. En la actualidad, el Instituto se enfrenta a diversos retos como la mejora de plantas, la economía circular con bioplásticos, la resistencia de las plantas a hongos, virus y bacterias y la reducción del requerimiento de recursos hídricos en los cultivos.

Entre los servicios que presta, se encuentran los invernaderos de la estación experimental y los del Campus de Teatinos, que tienen como finalidad principal servir de apoyo a la investigación de los grupos de este centro. Este servicio posibilita el cultivo de plantas a pequeña escala para la investigación, el mantenimiento y la propagación de especies de interés, así como la divulgación de métodos de producción vegetal de diferentes especies.

In this article