El Hospital Regional de Málaga aplica a pacientes con dolor en la columna un sistema pionero en España

El método McKenzie ofrece herramientas a los enfermos para autotratarse si sufren una recaída de su dolencia

La unidad de medicina física y rehabilitación del Hospital Regional de Málaga (antiguo Carlos Haya) es pionera en la aplicación en la sanidad pública española del método McKenzie a pacientes con problemas de columna y extremidades. Este sistema ofrece a los enfermos las herramientas necesarias para que pueda autotratarse en caso de una recaída. Es la primera unidad de estas características en el sistema sanitario público español, que ha tratado desde 2017 a más de medio centenar de pacientes, han explicado fuentes del centro hospitalario malagueño a Diario Sur.



Este método está dirigido a los personas que tienen patologías músculo-esqueléticas de origen mecánico en columna lumbar, cervical, dorsal y/o en extremidades. A consecuencia de la prevalencia de estos problemas, el servicio de medicina física y rehabilitación del Regional puso en marcha una unidad específica a finales de 2017 al contar con una fisioterapeuta acreditada para ponerlo en práctica, Esperanza Pérez.

El McKenzie es un método internacional de evaluación y tratamiento para la columna y las extremidades desarrollado en Nueva Zelanda hace treinta años por el fisioterapeuta Robin McKenzie. Se trata de un abordaje educacional de terapia manual y movimiento que dispone de una amplia evidencia científica tanto sobre el proceso de evaluación como sobre el tratamiento y que necesita ser diseñado por el profesional para dotar al paciente de las herramientas necesarias para prevenir las recaídas de su problema de salud.

Los médicos rehabilitadores de la unidad cuentan con un cuestionario de cribaje para facilitar la derivación más adecuada para recibir el método McKenzie con el objetivo de ser más precisos a la hora de actuar en el proceso de recuperación de los enfermos. Esperanza Pérez explica que esta técnica es útil «tanto para pacientes que lleven mucho tiempo sufriendo estos problemas como para aquellos en los que la presentación clínica es más reciente».

Esta fisioterapeuta añade: «Fundamentalmente tratamos pacientes con dolor lumbar inespecífico, que es en la patología donde el método dispone de mayor evidencia científica, aunque cada vez aumenta más la evidencia en el abordaje de patología cervical y extremidades», explica la especialista, que relata que la mayoría de las personas que tratan en la unidad tienen diagnósticos médicos de lumbalgia, lumbociatalgia, cervicalgia, cervicobraquialgia, hernia discal o protrusión discal.

La media de sesiones adecuada es de unas 14 para la recuperación completa del enfermo y para la prevención de recaídas. El profesional participa desde la evaluación inicial hasta el alta, ya que se encarga de establecer un plan de tratamiento y de guiar a la persona afectada en su proceso de recuperación. «En ocasiones hay que aplicar técnicas específicas de terapia manual para ayudar a que el paciente pueda avanzar en el tratamiento, pero por lo general es un método que fomenta su participación activa «, indica la fisioterapeuta. Los principales objetivos del método McKenzie son la reducción del dolor y de la deformidad en caso de estar presente, recomendaciones posturales y de educación, restaurar la función completa y la prevención de recaídas.

En este artículo



Cervecería tapería Amarela

Especialistas en carnes, rabo de toro, carrillada y morcilla de arroz

Calle los Prados, Torre del Mar

Cervecería tapería Amarela

Especialistas en carnes, rabo de toro, carrillada y morcilla de arroz

Calle los Prados, Torre del Mar