El efecto de una buena alimentación en la toma de decisiones

Cuando nos sentimos indecisos acerca de algo que nos importa, procuramos no tomar decisiones a la ligera para no tener que arrepentirnos días, o incluso simplemente horas después. Es muy habitual la solución de “consultarlo con la almohada”, un recurso que elimina respuestas de impulso que pueden salirnos caras a largo plazo. Pero ¿qué sucede si las decisiones deben tomarse sobre la marcha? ¿Existen recursos para mejorar la toma de decisiones importantes en situaciones límite? La respuesta es sí, y pasa, entre otras cosas, por el control mental y emocional y una buena forma física. La máxima“mens sana in corpore sano” ha trascendido siglo tras siglo por algo.

Una de las principales maneras de mantener un cuerpo saludable parte de una buena alimentación, siendo este uno de los pilares esenciales junto con el descanso y el deporte. Existen alimentos que ayudan no sólo a que el cuerpo funcione mejor, sino también a que la mente rinda más. Para una buena toma de decisiones nos hemos centrado en elementos como la concentración, la memoria y agilidad mental derivada de los beneficios de la misma, y también de la capacidad de mantener a raya el estrés. Al analizar cuáles eran los alimentos más adecuados para solucionar unas y otras cuestiones, hemos comprobado que varios de ellos coincidirían para las diferentes necesidades: control del estrés, concentración y mejora de la memoria.

Aguacate. Sus grasas monoinsaturadas ayudan a concentrarse y mejorar la memoria. Sus beneficios afectan directamente a la comunicación entre neuronas pero también a la circulación de la sangre, limpiando las arterias y mejorando el funcionamiento de todo nuestro organismo.

Frutos secos. Aportan ácidos grasos beneficiosos (Omega 3), ayudando a la circulación de la sangre y la oxigenación del organismo, lo que se traduce en una mejor concentración y atención. En especial, las almendras y las pasas son excelentes para combatir el estrés gracias a su aporte de vitamina B.

Arándanos. Principalmente son antioxidantes para nuestra maquinaria, y mejoran de manera activa la memoria y la concentración. Previenen el deterioro cognitivo, ya que inhiben el daño celular causado por los radicales libres.

Plátano. El potasio que contiene, aparte de ser de gran ayuda para evitar calambres y tirones, mejora el funcionamiento del cerebro, y principalmente la memoria. Muy recomendado en tiempos de exámenes, es también una fuente significativa de vitamina C y B6, de gran ayuda para concentrarse al liberar dopamina y serotonina combinadas. Afecta directa y positivamente al sistema nervioso, reduciendo el estrés.

Chocolate. Principalmente el amargo, con un alto porcentaje de cacao. En este sentido, lo que aporta es una sensación de placer debido a la segregación de endorfinas, que ayudan a reducir la ansiedad y a un estado de ánimo más positivo.

Lácteos. El yogur, por encima del resto de lácteos, es un alimento que proporciona tirosona, activadora de la noradrenalina y la dopamina, que ayudan a mejorar la memoria, mantenerse concentrado y rendir al máximo. Los lácteos además reducen el estrés de manera indirecta debido a su efecto relajante en el estómago.

Cereales integrales. Mantienen bajos los niveles de estrés gracias al L-Triptófano, que ayuda en la producción de serotonina. Esta favorece la relajación y el sueño reparador. Un buen descanso es una gran herramienta para la concentración. Concretamente, el salvado, la quinoa, el arroz y la pasta integral, el germen de trigo y las semillas de girasol afectan directamente al sistema nervioso con efecto calmante. Aunque parezca una contradicción, esta relajación mediante el sueño es el mejor estímulo para mantenerse activo y concentrado el resto del día.

Pescado azul. Suponen una fuente de ácidos grasos esenciales que no se segregan naturalmente en nuestro organismo, pero que asimilándolos mediante la ingesta son antiinflamatorios, afectando de manera directa al corazón mediante el torrente sanguíneo y previniendo también la pérdida de memoria incluso en sus fórmulas más violentas (por ejemplo, el Alzheimer). El salmón, la trucha, la sardina y el atún son algunos de los más eficaces.

Si nos fijamos, principalmente encontramos alimentos no animales. No es casualidad que no se haya incluido ningún tipo de carne. Existe hoy en día una tendencia entre los altos ejecutivos de ser vegano: aquellos individuos que necesitan estar al 100% en cualquier momento, preparados para disparar con sus respuestas contundentes, rápidas y precisas. Entre estos se encuentran los que ya saben la influencia que tiene en el cuerpo ingerir comidas copiosas cuando hay que estar “frescos” cerebralmente, como los directivos del mundo de la bolsa, los ejecutivos de relaciones públicas, pilotos de aerolíneas y los profesionales de los juegos de cartas. Muchos de estos se han declarado públicamente vegano como son los casos del jugador de poker Daniel Negreanu, los políticos Al Gore y Bill Clinton, el CEO de la Wynn Resorts Steve Wynn, el ejecutivo de la Ford Bill Ford Jr., el taikun de la comunicación canadiense Mort Zuckerman, el ejecutivo de la MIT Media Lab Joi Ito, el fundador de la Whole Foods Group John Mackey, el cofundador de Twitter Biz Stone y el presidente de la Rush Communications Russell Simmons por citar algunos. Este trabajo es duro por diferentes motivos, entre ellos por la tensión constante a la que se ven sometidos, precisamente por tener que ejercer en todo momento una buena toma de decisiones.

MIT Media Lab Joi Ito – Alta tecnología y respeto por los animales

Esto ha ido llevando a los mejores de ellos a poner especial atención en la alimentación. No sólo porque su cerebro funcione a la perfección, sino además porque es un trabajo muy sedentario, en el que se pueden llegar a pasar hasta doce horas sin prácticamente levantarse del asiento. El estilo de vida sedentario conlleva severos problemas digestivos y circulatorios, con lo que finalmente volvemos al punto de partida en el que antioxidantes, moduladores del sistema nervioso y activadores del torrente sanguíneo son una fórmula infalible para tener todo de nuestra parte. Una dieta depurativa del hígado incluye todos estos componentes y, aparte de resolver trastornos relacionados con la circulación y el aparato digestivo, afecta directamente al estado de ánimo, el control del estrés, la potencia de la memoria y la capacidad de concentración.

Sin pretender afirmar que la dieta vegana sea la solución a todos los problemas de salud, lo cierto es que muchos de los alimentos mencionados son de procedencia vegetal. Serían pues los lácteos y los pescados azules el complemento animal que aportase un extra para una alimentación muy equilibrada y con propiedades activadoras de una actitud facilitadora de una óptima toma de decisiones.

En este artículo



Café Bar La Rosa

Sabores nuevos y asombrosos que no te decepcionarán. Instalaciones reformadas

Av. Condado de Huelva, 2, Torre del Mar, Málaga

Más que Móvil

Vendemos y compramos artículos electrónicos. Dinero al instante. Pregunta a los expertos.

Calle Dr. Fleming, 18, 29740 Torre del Mar, Málaga