Vélez-Málaga inicia los trámites para nombrar al ‘Gitanillo de Vélez’ como Hijo Adoptivo de la ciudad

El alcalde de Vélez-Málaga, Antonio Moreno Ferrer y el ‘Gitanillo de Vélez’, acompañados por representantes de toda la corporación municipal, la concejala de Cultura, Cynthia García, y el presidente de la Peña Flamenca ‘Niño de Vélez’, Cristóbal Moya, comunicaron la decisión unánime de tan relevante nombramiento a este célebre artista.

El Ayuntamiento de Vélez-Málaga ha iniciado el expediente para llevar a cabo el nombramiento como hijo adoptivo de la ciudad de Vélez-Málaga a Luis Melchor Santiago Amador, más conocido como ‘Gitanillo de Vélez’. Un gran artista flamenco que ha llevado su arte y paseado con orgullo el nombre de su pueblo por muchas ciudades del mundo, sintiéndose veleño en cada una de ellas.



El alcalde de Vélez-Málaga, Antonio Moreno Ferrer y el ‘Gitanillo de Vélez’, acompañados por representantes de toda la corporación municipal, la concejala de Cultura, Cynthia García, y el presidente de la Peña Flamenca ‘Niño de Vélez’, Cristóbal Moya, comunicaron públicamente el inicio de expediente para rendir homenaje a este artista veleño de adopción, nacido en Periana, y que ha llegado a cantar y tocar la guitarra en escenarios de lugares como América, Japón o Gran Bretaña, formando parte importante de la historia del flamenco.

Moreno Ferrer destacó que “queremos rendirme de esta manera homenaje a este artista en mayúsculas, una figura muy importante en el mundo del flamenco, sobre todo en Vélez, que desde niño va derramando arte por los escenarios de todo el mundo, una persona bondadosa y servicial que se siente veleño por los cuatro costaos y que, tal y como reconocen los entendidos del flamenco, fue tocado con la barita del éxito mas profundo y ha tenido la suerte de dedicar su vida de forma profesional y permanente al mundo que ama; el del flamenco”.

Melchor Santiago, ‘Gitanillo de Vélez’, nació en Periana el 17 de mayo de 1951. En el pueblo había la afición flamenca del momento de las compañías de la Opera Flamenca. Es en este ambiente y en el de los arrieros en los que Luis pudo escuchar las primeras coplas flamencas. La primera guitarra que manejó Luis era de lata, se la hizo el abuelo a un hermano suyo, pero ya empezó a cogerla él.

A los cuatro años se trasladó con su familia a Vélez, teniendo el privilegio de crecer en un ambiente bohemio y flamenco. Vivir en claves flamencas era vivir en un entorno en el que la expresión de los sentimientos y experiencias afloran con mayor caudal y envuelto en arte. Vivir el flamenco también suponía una posibilidad de desarrollo profesional, y esta es la que permitió que él enfocara su vida hacia el aprendizaje y formas de vida flamencas de manera que también que hoy podamos conocer las habilidades y potencialidades artísticas flamencas del artista. Luis demostró rápidamente que tenía grandes posibilidades de aprendizaje para desarrollar técnicas vocales y de compás. Su avidez e insistencia por aprender todo anunciaba algo más. Con una guitarra encontrada y reconstruida tuvo sus inicios y comenzó a fijarse en todos los que tocaban. En el Paseo de Andalucía, durante la feria solía escuchar los tocadiscos. Además de a muchísima gente quiénes se convirtieron en sus primeras influencias. Cantaba el algunos locales de hostelería e ingresaba algo de dinero.

Su primera aparición en prensa fue a nivel provincial en el año 1961 cuando participó como cantaor, cuando todavía no había cumplido los 10 años, en los festejos de la Semana de la Juventud, celebrada en Málaga. Dentro de estos festejos se celebraban muchos concursos en distintas disciplinas artísticas y Luis participa en el Concurso de cante flamenco, consiguiendo el segundo premio. En 1967 ganó el segundo premio del concurso Valle del Sol de Álora. En 1971 participa en el V concurso de Cantes de Málaga, quedando tercero en malagueñas y cantes de Juan Breva, además grabó su primer disco. Ese mismo año se marchó a América y actuó en lugares como Argentina, Uruguay, Brasil, Bolivia y Venezuela. En 1980 participó en una gira por Japón. En 1984 ganó el Primer Premio de cantes de saetas en Vélez, con una saeta de la que él es autor. En el año 2000 hizo una gira por Cuba.

Además ha participado en grupo, junto a su familia todos artistas, y también en solitario en numerosos certámenes, concursos, conferencias, veladas, festivales, donde coincidió con muchas de las figuras del flamenco de la época. Su nombre artístico le viene de cuando aún vivía en la fortaleza, en una reunión entre entendidos y amantes de la música se plantearon que había que poner un nombre artístico a Luis, desde entonces empezó a ser conocido como ‘Gitanillo de Vélez’.

El homenajeado agradeció al Ayuntamiento de Vélez-Málaga, al área de Cultura, así como a todos los presentes, el que hayan pensado en él para este nombramiento que supone “un importante galardón que recibo en mi carrera y que llevaré siempre en mi corazón”. Cristóbal Moya, presidente de la Peña Flamenca ‘Niño de Vélez’, de la que Melchor Santiago es uno de los socios fundadores, también agradeció el poder participar en este nombramiento a una persona que es para Vélez-Málaga “un orgullo como flamenco, como persona, como amigo y una figura clave en la historia de la ciudad”.

In this article