Los peces muertos en el Mar Menor en 8 días superan las 4,5 toneladas, por encima ya de los recogidos en 2019

La situación continúa y no parece que la crisis vaya a remitir pronto

El consejero murciano de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, ha estimado este lunes que se han recogido ya entre 4,5 y 5 toneladas de peces y crustáceos muertos en el Mar Menor, que superan ya la cantidad que se alcanzó en un anterior episodio de falta de oxígeno en 2019.



Luengo ha destacado en un encuentro con periodistas que «la situación continúa«, al tiempo que ha denunciado que el bombeo de agua que vierte al Mar Menor desde la rambla cartagenera del Albujón se ha detenido, aunque ha admitido desconocer «desde cuándo o cuánto tiempo tardará en volver a ponerlo en marcha» la Confederación Hidrográfica del Segura, como publica 20 Minutos.

Después de estas declaraciones, el presidente de este organismo, Mario Urrea, ha dicho que es una avería que está siendo reparada y que se prevé su normal funcionamiento a lo largo de este lunes por la tarde.

«Esa estación tiene que estar funcionando de manera permanente, como la comunidad científica ha advertido», según ha explicado el consejero, que ha recalcado que hay que «evitar que entren agua y nutrientes en el Mar Menor«, así como poner en marcha los proyectos diseñados «hace dos años» en el plan de eliminación de vertidos, conocido popularmente como Vertido Cero, «guardados en un cajón del Ministerio» de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco).

Además, Luengo ha calificado la propuesta del Gobierno murciano para que el Miteco drague la gola de Marchamalo, que comunica el Mar Menor por el sur con el Mediterráneo para aumentar su calado y permitir mayor intercambio de agua, «de urgencia, puntual, controlable, reversible y necesaria para reducir la bolsa de anoxia«, probable causante de mortandad de la fauna marina.

«No parece que la crisis pueda remitir pronto»

A este respecto, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y la Asociación de Naturalistas del Sureste (Anse) han informado en un comunicado, en la jornada en la que se cumplen ocho días consecutivos de llegada de peces y crustáceos muertos a las playas, que este lunes han sido hallados también en la zona norte marmenorense.

Tras advertir de que «no parece que la crisis pueda remitir pronto», indican que «la turbidez invade la columna de agua en las zonas interiores y profundas de la laguna, donde apenas penetra la luz, y el fondo va perdiendo fauna, mientras las praderas de alga Caulerpa están muriendo de nuevo y el fango y las emisiones contaminantes se extienden por las aguas, como se observa en lo que llaman ‘sopa marrón‘ grabada en vídeo el viernes a 5 metros de profundidad en la zona sur, al norte de la isla del Sujeto».

Por su parte, el investigador y profesor del departamento de Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad Politécnica de Cartagena, Javier Gilabert, miembro del comité científico asesor del Gobierno murciano para el Mar Menor, ha indicado junto al consejero que «el detonador» de la mortandad «ha sido la ola de calor de la segunda semana de agosto».

«El sistema está tan sobrecargado que cualquier fenómeno extremo lo desestabilizaría completamente», ha añadido.

A su vez y por videoconferencia, su compañero portavoz de ese órgano y catedrático de Ecología de la Universidad de Murcia, Ángel Pérez Ruzafa, ha defendido que hay que actuar en la cuenca vertiente y que las golas han de tener un flujo de agua entre los dos mares, ya que «un aislamiento absoluto también pondría en riesgo lo que necesita el Mar Menor».

In this article