La Junta recorta el 23% del agua para regadío a la Axarquía por la sequía

Se trata de una medida de ahorro ante el descenso del embalse de La Viñuela, que se encuentra al 26% de su capacidad.

Los agricultores de la comarca de la Axarquía sufrirán un recorte del 23% en la dotación de agua que tiene actualmente asignada para regadío debido a la sequía, motivada por la falta de precipitaciones y el descenso de las reservas hídricas existentes en el embalse de La Viñuela, que apenas cuenta con 44,6 hectómetros cúbicos, estando al 26% de su capacidad total (165,4), según informa Diario SUR.



Esto significa que los productores verán rebajada la dotación para regar de los 3.899 metros cúbicos actuales por hectárea y año a apenas 3.000. Se trata de un recorte similar al que el sector tropical ya sufrió entre noviembre de 2019 y junio de 2020. Durante estos meses los regantes sólo pudieron disponer de 3.003 metros cúbicos por hectárea y año. No obstante, la Junta deja abierta la puerta a suprimir esta restricción siempre que la situación de las reservas mejore. A menos, así lo señalaba ayer el delegado territorial de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible, Fernando Fernández Tapia, tras la reunión del comité de gestión.

La medida afecta a 6.247 hectáreas, que son las reconocidas dentro de la zona regable del Plan Guaro. Aunque el recorte podrá ser revertido en función de la evolución de las aportaciones que reciba el embalse durante el año hidrológico en curso, una vez que entre en vigor el recorte el sistema suministrará a las comunidades de regantes los 3.000 metros cúbicos por hectárea y año asignados, un volumen que resulta insuficiente para muchas comunidades de regantes, como se demostró durante el periodo anterior en el que también se redujo la dotación.

La propuesta de recorte del 23% se produce al barajar la Junta como hipótesis más probable que se produzcan aportaciones al embalse sólo del 50% de la media. Según las estimaciones de la Junta, el recorte propuesto permitirá un ahorro del 10%.

Este año como novedad hay un grupo de comunidades de regantes integradas en la Junta Central de Usuarios del Sur del Guaro (aglutina a unos 2.500 agricultores con 2.700 hectáreas de cultivos) que tiene una autorización provisional durante dos años para utilizar 5,3 hm3 de aguas regeneradas de la EDAR de Vélez. La Junta ha señalado que se trata de un recurso adicional, por lo que la Junta de Central de Usuarios no sufrirá ningún recorte en la dotación de 3.000 metros cúbicos por hectárea y año. Esto significa que los regantes de estas comunidades dispondrán de más recursos que el resto. Además la administración andaluza prevé que en breve pueda hacerse lo mismo con las regeneradas de la EDAR de Algarrobo.

Inicialmente, las reservas garantizan el suministro urbano, que ascendió el pasado año hidrológico a 13,9 hectómetros cúbicos. El sistema mantendrá de esta misma dotación para abastecimiento, aunque apunta que es necesario poner en marcha medida de concienciación para realizar un uso más racional. Asimismo aconseja mantener la explotación de los pozos del Molino de las Monjas, que son utilizados por Vélez-Málaga para abastecer a la población. En caso de emergencia la Junta activará el suministro de los pozos del río Chillar utilizando grupos electrógenos.

In this article