La Junta autoriza la planta de reciclaje de escombros para el proyecto Brick Beach de Vélez-Málaga

Su finalidad es facilitar la recuperación de residuos de la construcción para regenerar la playa de Mezquitilla.

Después de casi dos años de tramitación,  la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía ha emitido un dictamen ambiental favorable para la instalación de una planta de gestión de residuos de la construcción y demolición en Taramillas, en una zona próxima a la actual estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Vélez.



Según informa Diaro SUR, aunque todavía no ha sido registrado formalmente en el Ayuntamiento, el informe ya está en manos del Consistorio, lo que supone un importante paso adelante en este proyecto pionero en Europa, cuya finalidad es utilizar materiales procedentes de la construcción y la demolición, con el tamaño y la forma deseada, para regenerar una playa. En Málaga lo habitual es usar áridos de los cauces de ríos y arroyos o trasladar la arena de un lado a otro para regenerar el litoral.

La planta tiene como finalidad facilitar el material con la granulometría y suavidad necesarias para poder llevar a cabo la regeneración de la playa de Mezquitilla en Vélez-Málaga.

Para su realización, el proyecto Brick Beach cuenta con un presupuesto global de cinco millones de euros, de los que el 80% (cuatro millones) son financiados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y el 20% restante por los demás socios de este proyecto pionero (Ayuntamiento de Vélez-Málaga, Agencia de Medio Ambiente y Agua de la Junta, Universidad de Málaga, Aula del Mar y la Asociación de Empresas Gestoras de Valorización de Residuos de la Construcción y la Demolición de Andalucía-AGRECA).

Brick Beach es un proyecto absolutamente novedoso en Europa. Su plazo de ejecución finaliza el 30 de junio de 2021 y su filosofía es convertir el problema de los escombros de la construcción en una oportunidad para combatir la erosión costera provocada por la subida del mar.

Según ha explicado en reiteradas ocasiones la edil de Empresa y Empleo, responsable de la iniciativa, María José Roberto, este proyecto puede ser replicado en otras ciudades europeas al proporcionar una solución ambientalmente inocua para la regeneración de playas. En el caso del municipio veleño, el proyecto será generador de empleo en la zona, tanto durante el proceso de ejecución como una vez finalizado. Asimismo, destacan que la nueva playa fomentará «un turismo alternativo y sostenible». Con esta iniciativa, además, se espera poner fin a la proliferación de vertederos ilegales de escombros.

Oposición

Uno de los motivos que ha impedido hasta la fecha poner en marcha la regeneración de la playa es la ausencia de la correspondiente autorización ambiental para ejecutar el proyecto de la planta de gestión de residuos, cuya ubicación tropezó con el rechazo de grupos de la Corporación como PP, que se encuentra en la oposición, y el GIPMTM, que figura en el gobierno municipal. Ambos partidos no se han vuelto a pronunciar, aunque parece que la opinión generalizada es no dejar perder esta importante inversión de cinco millones de euros. Por contra, los vecinos de la zona no han dejado de reclamar, desde que se conociera el apoyo europeo a esta iniciativa, la regeneración de la playa. El proyecto está todavía pendiente de la autorización ambiental para acometer la regeneración de la playa.

Brick Beach inició su andadura en julio de 2018 tras ser seleccionado por la Unión Europea dentro de la iniciativa ‘Acciones Urbanas Innovadoras’ (Urban Innovative Actions). Además de la regeneración de la playa, el plan contempla una intervención al norte de la N-340 que incluye un edificio administrativo en el que se cederán espacios a empresas seleccionadas del sector turístico, deportivo y de ocio.

El Ayuntamiento, como entidad impulsora, se encarga de las gestiones administrativas necesarias para su ejecución. Agreca, por su parte, se centrará en la instalación de la planta y su ejecución, mientras que la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía elabora el proyecto de regeneración artificial de la playa con áridos reciclados erosionados. Asimismo, también es la responsable de un estudio para plantar ‘cydomocea nodosa’ (una especie de fanerógama marina) en la zona de actuación. El Aula del Mar llevará a cabo los usos y servicios de la playa, el plan de dinamización socioeconómica y el programa de concienciación medioambiental, mientras que la UMA ejecutará los análisis científicos que garanticen que los nuevos materiales procedentes de los escombros puedan usarse en la regeneración de la playa según la normativa.

Dado el carácter innovador de Brick Beach, este es objeto de una supervisión continua por la UE, según el Ayuntamiento, que ha aclarado que la obtención de las autorizaciones ambientales es lo que ha hecho que de momento no se haya lanzado ninguna licitación, lo que es un problema a la hora de cumplir los plazos fijados. Brick Beach debe finalizar el 30 de junio de 2021.

In this article



Taxi 30

Servicio de taxi 24 horas

Reservas llamando al 646 611 671