Juzgan a dos hombres por amenazar al dueño de un bar de Marbella para recuperar una ametralladora tras un tiroteo

Para la Fiscalía se trata de un delito de depósito de armas, por el que pide siete años y medio de prisión, y otro de amenazas, por el que solicita un año y medio de cárcel

La Audiencia de Málaga tiene previsto juzgar la próxima semana a dos hombres acusados de amenazar al dueño de un bar de la localidad malagueña de Marbella para que les devolviera una pistola tipo ametralladora, que dejaron en el establecimiento tras una reunión en la que se produjo un tiroteo. Según publica Málaga Hoy.



Los hechos sucedieron en octubre de 2020. Según las conclusiones iniciales del ministerio fiscal, ambos acudieron al local con una pistola automática ametralladora, considerada arma de guerra, y mantuvieron un encuentro con otras personas que no han sido identificadas.

En el transcurso de esa reunión se produjo un tiroteo, por lo que los acusados abandonaron el lugar, dejando en el establecimiento el arma que la Policía Nacional localizó debajo de un sofá de la terraza, con el cargador municionado; además de encontrar un cartucho sin detonar y varios casquillos, según la acusación pública.

Esa tarde, dice el ministerio fiscal, los procesados presuntamente se pusieron en contacto con el dueño del pub al que exigieron que entregara la pistola, indicando dónde estaba escondida, supuestamente «amenazándolo de muerte si contaba algo o si no les devolvía el arma», con lo que crearon en el hombre «miedo» y «desasosiego».

Luego, volvieron a la zona del local y la Policía Nacional les dio el alto, pero cuando trataron de huir, dando marcha atrás, colisionaron con otro vehículo, que era un coche policial camuflado, resultando lesionados de distinta consideración los cuatro agentes que iban dentro, según el escrito provisional de acusación.

Para la Fiscalía se trata de un delito de depósito de armas, por el que pide siete años y medio de prisión; y otro de amenazas, por el que solicita un año y medio de cárcel. Además, le acusa de cuatro delitos leves de lesiones, pidiendo por cada uno dos meses de multa, a 12 euros diarios. Además, insta a que indemnicen a los agentes con distintas cantidades por las lesiones y paguen los daños de los coches policiales.

El juicio está previsto que se celebre en la Sección Tercera de la Audiencia de Málaga el próximo jueves día 22 de septiembre, han señalado fuentes judiciales.