El embalse de La Viñuela, a punto de igualar su mínimo histórico, registrado en octubre de 2008

La presa de la Axarquía está en un 10,72% de su capacidad, con 17,62 hectómetros, y hace 14 años se quedó con 15,2, al 9,2%.

Salvo un milagro de última hora en forma de copiosas lluvias en las próximas semanas, todo apunta a que la Axarquía va directa a viajar al pasado 14 años atrás. El embalse de La Viñuela sigue perdiendo reservas y se encamina a repetir el escenario que tuvo el 31 de octubre de 2008, cuando se quedó con tan sólo 15,2 hectómetros cúbicos, al 9,2% de su capacidad. Este domingo aún tenía 17,62, por lo que está al 10,72, según informa Eugenio Cabezas del Diario Sur.



Por tanto, la presa viñolera, de la que se abastecen 180.000 habitantes de 14 localidades y se suministra agua para el riego de las 6.200 hectáreas del Plan Guaro, está a las puertas de ser declarado como ‘embalse muerto’. Una denominación que, normalmente, se utiliza cuando una presa baja del 11% de su capacidad o cuando resulta imposible seguir extrayéndole agua, porque lo que queda en el fondo es sólo fango.

Este escenario aún no se ha alcanzado, según destacan a SUR fuentes de la Delegación Territorial de Agricultura, que han negado que La Viñuela sea, en estos momentos, un embalse muerto. No obstante, las fuentes no han podido concretar en qué cifra de reservas se aceptará ya esta terminología. «Se sigue extrayendo agua para el consumo humano, que se trata en la planta potabilizadora de El Trapiche, y suministrando a las comunidades de regantes que no han agotado su dotación de 1.500 metros cúbicos por hectárea y año hidrológico, hasta el próximo 30 de septiembre«, han puntualizado.

A pesar de que el escenario al que, inexorablemente, se encamina la presa de la Axarquía, por segunda vez en su historia desde su inauguración en 1989, es idéntico al que se produjo hace 14 años, la situación de la comarca oriental, en cuanto a población residente y flotante y superficie de cultivos, principalmente de subtropicales, mangos y aguacates, pero también de invernaderos, no es, ni mucho menos, equiparable.

La Junta convocará a final de mes el comité de sequía y recortará a cero la dotación para el riego de los subtropicales.

Aunque no hay datos concluyentes, distintas fuentes consultadas por SUR han apuntado que la población empadronada ha podido incrementarse en torno a un 20%, mientras que la superficie regable habría aumentado en torno a un 40% en esta última década. No en vano, cabe recordar que a partir de esa fecha fatídica de octubre de 2008 se inició un periodo intensamente húmedo en la Axarquía, que se prolongó durante al menos tres años. Llovió hasta tal punto que la presa viñolera se llenó y tuvo que desembalsar agua en mayo de 2011. Anteriormente lo había hecho sólo en 1998 y 2004.

Volvió a llenarse en noviembre de 2012, que fue la última vez en la que los técnicos de la Junta de Andalucía se vieron obligados a abrir las compuertas para aliviar agua y evitar que rebosara. Desde esa fecha, el embalse no ha hecho más que bajar, situándose, en la última década, en una media del 47,5%, con 78 hectómetros cúbicos. Sin embargo, los últimos años han sido especialmente secos, sobre todo el último periodo hidrológico, entre octubre de 2021 y este mes de septiembre.

Sin dotación para el riego
Así, apenas han caído 240 litros por metros cuadrados en la cuenca del embalse, cuando el año anterior fueron 105 más. Con estas cifras se explica que hace doce meses la presa viñolera todavía tuviera 37,7 hectómetros, estando entonces al 23% de su capacidad. En las últimas semanas el ritmo de consumo se ha reducido considerablemente, pasando de los alrededor de 0,6 hectómetros a la semana a apenas 0,3. Así, de continuar esta tendencia la presa axárquica igualaría su mínimo registro histórico justamente en la misma fecha, a finales de octubre.

La situación crítica que vive la principal reserva hídrica de la comarca oriental va a obligar a la Junta a recortar a cero la dotación para riego para el próximo año hidrológico, poniendo contra las cuerdas al hasta ahora pujante sector de los subtropicales. Los aguacates son los cultivos que están más amenazados, debido a su mayor demanda hídrica. El mango, que está en plena recolección, es más resistente al déficit hídrico y está consiguiendo salvar la campaña. Eso sí, con calibres más pequeños, lo que está provocando precios más bajos para el agricultor.

Las soluciones a la situación pasan por el uso de aguas regeneradas, que en cualquier caso no cubren ni la mitad de la superficie de cultivo del Plan Guaro. Así, desde el pasado noviembre se están suministrando 5,2 hectómetros cúbicos a 2.700 hectáreas de la margen derecha del río Vélez y ya han comenzado los bombeos para llevar otros 1,8 hectómetros para 520 hectáreas en Torrox. En Algarrobo están a la espera del arreglo de la depuradora para disponer de alrededor de 0,8 hectómetros cúbicos a partir de noviembre. La estación de Rincón de la Victoria tiene capacidad para aportar unos tres hectómetros cúbicos, pero requiere una tubería de siete kilómetros que cuesta siete millones de euros.

En cuanto al abastecimiento, desde la empresa pública de la Mancomunidad Oriental, Axaragua, han vuelto a reclamar que se incremente el envío de agua desde la capital, que alcanza actualmente los 220-230 litros por segundo. No obstante, tras las mejoras en la estación de bombeo reversible de La Rosaleda podrían alcanzarse ya casi los 400. Sin embargo, la gran demanda de la capital y el área metropolitana impide subir la cantidad. El vicepresidente de esta firma y alcalde de Iznate, Gregorio Campos (PSOE), ha pedido además que se active también «de una vez por todas» el trasvase del río Chíllar de Nerja hacia Torrox, Mezquitilla y Lagos, que podría aportar otros entre 150 y 200 litros por segundo.

Esta actuación lleva pendiente desde 2018. Fuentes de la Delegación de Agricultura han explicado que está «en fase final, pendiente de la conducción eléctrica de Endesa, por lo que es algo inminente». La Mancomunidad Oriental ha pedido a los ayuntamientos planes para ahorrar un 20% de agua. Respecto al comité de gestión de la sequía, que tendrá que analizar la situación y previsiblemente recortará a cero la dotación para el campo a partir del próximo 1 de octubre, las fuentes consultadas por este periódico han apuntado que «se apurará el plazo y se convocará antes de que termine este mes de septiembre».




Torre del Mar

Todo el año

Calle Manuel Azuaga "Abuelo de Torre del Mar", 1 * 29740 Teléfono: 637 07 07 04

Torre del Mar

Todo el año

Calle Manuel Azuaga "Abuelo de Torre del Mar", 1 * 29740 Teléfono: 637 07 07 04