Condenan a la Sanidad manchega por la muerte de un paciente al no tratarle debidamente un cáncer

No se creía que se fuera a morir. En realidad, excepto cuando le daban quimio, hasta poco antes de morir estaba fenomenal… Tenía tan buen carácter. Nos decía: ‘No puede ser que tenga lo que dicen. Esta gente se ha equivocado’. Sin embargo, el médico le dio entre seis y nueve meses de vida, y lo clavó. Mi hija iba a nacer justo en ese lapso…según cuenta El Mundo.

Le hacía mucha ilusión poder verla, pero no llegó. Ella nació mes y medio después de morir su abuelo». Y de morir por un cáncer de vejiga diagnosticado pero no tratado a tiempo.La Justicia ha condenado al Servicio de Salud de Castilla La Mancha a indemnizar a la mujer e hijos de José Ignacio Vidal, por retrasarse a la hora de tratarle un cáncer de vejiga diagnosticado, pero no bien enfrentado. «Obviamente, el dinero nos da igual, hemos perdido a nuestro padre. Además, nos han ocultado informes y han intentado colarnos mentiras para justificar sus errores, ha sido muy triste y lo contamos para que estas cosas no vuelvan a pasar», explica su hijo, José Pablo.

El negligente tratamiento que llevó a la tumba a José Ignacio, empleado de banca de 61 años a su muerte, tuvo lugar en el Servicio de Urología del hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina. La familia ha sido asistida por el letrado Carlos Sardinero, de Sardinero Abogados, y por la Asociación del Defensor del Paciente.

El fallecido había sufrido un primer cáncer de vejiga en 2009 que había sido curado satisfactoriamente, y se había ido sometiendo a las revisiones preceptivas desde entonces. Sin embargo, en enero de 2013 sufrió un desvanecimiento y se le pidió una analítica, realizándosele un TAC en marzo que confirmó, según certifica el juzgado de lo Contencioso número 1 de Toledo, que el cáncer había regresado.Cáncer “muy agresivo”Lo había hecho, además, de forma «muy agresiva», decían los informes médicos. «La urgencia era máxima porque se trata de un cáncer muy infiltrante», explica el hijo del muerto. A pesar de esto, José Ignacio pasó a lista de espera y la siguiente prueba no llegó hasta agosto, y se le puso en lista de espera para una biopsia. Sin embargo, en enero de 2014 José Ignacio ingresó de nuevo con un coágulo en la espalda. Le hacen una citoscopia de urgencia y aparece un tumor de tres centímetros. Diez días después le hacen la biopsia tantas veces esperada, y ya ha crecido hasta los cinco centímetros.«Ya tenía metástasis en la columna. Al reaparecer, casi un año antes, los médicos te suelen decir que hay dos opciones. Te pueden hacer un lavado de quimio de entrada, y probablemente no irá a más, o si se ve peor te quitan la vejiga directamente y te ponen una bolsa», dice José Pablo. «Sin embargo, no se hizo nada de eso. Lo que sí hicieron fue, después, intentar colarnos en un informe que en agosto de 2013 se había propuesto la extirpación de la vejiga, cosa absolutamente falsa». En enero de 2014 ya no había solución.«Ahí le dieron entre seis y nueve meses de vida, y a mitad de año murió. Él no se lo quería creer. Decía: ‘Estoy flojo, pero no puedo tener eso que dicen’. Es tremendo cuando una negligencia de otros te quita así a tu ser querido, y no puedes ni siquiera quejarte. La falta de información fue absoluta».¿La causa del retraso en las pruebas? «Nos decían, aunque no sé si es verdad, que tenían mucho lío con las vasectomías, y creemos que eso pudo retrasarlo todo». La familia ha sido indemnizada con 73.000 euros.

En este artículo



VisualMarket Óptica Outlet

Tu cuidado visual y la moda a unos precios que te puedes permitir

Avenida del Sol, 2, Torre del Mar

Cepsa Cajiz

El mejor combustible al mejor precio, abierto 24 horas al día

MA-3203, Vélez-Málaga, Málaga