Un hombre intenta asesinar a su exmujer con una barra de hierro y un punzón en Málaga

La Fiscalía de Málaga ha solicitado una condena de 19 años de cárcel para el agresor

Llevaban un tiempo separados y, según su entorno, ella estaba intentando divorciarse, algo que él no aceptaba. Consideraba que era su dueño y quería asesinarla, por eso la atacó con un punzón, con el que le pinchó en la cara y en el cuello, y con una barra de hierro, con la que le golpeó una y otra vez en la cabeza. Así describe la Fiscalía la brutal agresión que sufrió una mujer en un aparcamiento de la capital, un suceso por el que el Ministerio Público sentará en el banquillo de los acusados a su exmarido para que se enfrente a los 19 años y medio de cárcel a los que solicita que sea condenado.



Según informa Diario Sur, la víctima y el procesado estuvieron casados 23 años, un matrimonio durante el cual él controlaba hasta su forma de vestir, según precisa la Fiscalía, desde donde se indica que eran frecuentes las discusiones en las que el hombre se mostraba violento. Afirma que le gritaba, insultaba y vejaba de forma reiterada.

Todo empeoró, según el escrito de acusación del Ministerio Público, cuando ella le propuso la separación en Navidad de 2017, momento en el que el hombre se volvió más violento.

La fiscal afirma que el acusado estuvo solo unos días antes del suceso en ese mismo aparcamiento, algo que no podía hacer porque se le había impuesto una orden de alejamiento. Al parecer, fue allí y le rajó tres ruedas al coche de la víctima para que no pudiera usarlo. Además, horas antes de la agresión, llamó a la menor de los hijos en común –16 años entonces– y le propuso que se fuera con él. Ante la negativa de esta –continúa la Fiscalía– dijo: «Que no vas a venir, no te preocupes que las cosas ya se van a arreglar».

Entonces, supuestamente, trazó el plan para matar a su exmujer, de 44 años de edad. Todo ocurrió en un edificio de la calle Cineasta Ricardo Franco, en la barriada de El Higueral, que está situada a la espalda del polígono Santa Bárbara de la capital malagueña. La víctima había salido de su trabajo en una peluquería donde se dedicaba a tratamientos de estética y acababa de entrar en el parking comunitario de su bloque para dejar el coche.

Oculto en el trastero, según indica la fiscal, la esperaba su exmarido. Cuando se bajó del coche se produjo el ataque, durante el que el hombre, presuntamente, le asestó un primer golpe en la parte trasera de la cabeza con una barra de hierro, haciéndola caer al suelo.

Pese a que la víctima se reincorporó y trató de huir, el Ministerio Público mantiene que el acusado le siguió pegando con la barra de hierro en la cabeza durante cinco minutos. Ella gritaba pidiendo auxilio, pero el ataque continuó, llegando el hombre a pincharla en la cara, en el cuello y en otras zonas de cuerpo con un punzón, siempre según la fiscal, quien precisa que no paró hasta que su expareja perdió la consciencia y pensó que la había matado. Entonces el procesado, supuestamente, huyó del lugar de los hechos. Sin embargo, fue detenido al día siguiente cuando circulaba por la autovía en la comarca de Antequera, donde residía.

 

En este artículo



Restaurante Belga La Brasserie

Cerrado para frenar el coronavirus. Nosotros también nos quedamos en casa

{