Un cortometraje del IES Alfaguar de Torrox participará en Festivales de Cine de España

La producción, titulada “La decisión de Andrea”, tiene una duración de 16 minutos y se ha grabado por completo en el centro.

Alumnos de 12 a 17 años del Instituto IES Alfaguar de Torrox han realizado un cortometraje con el objetivo de identificar conductas machistas para luchar contra la violencia de género y lo presentarán en festivales nacionales de cine.



La producción, titulada “La decisión de Andrea”, tiene una duración de 16 minutos y se ha grabado por completo en el centro; ha recibido el apoyo de la Delegación de Educación de Málaga para su difusión y mantiene abiertas líneas de colaboración con la Consejería de Igualdad de la Junta de Andalucía.

Otras instituciones como el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), la Diputación provincial o la Universidad de Málaga (UMA) también están abiertos a cooperar con el IES Alfaguar (Torrox), cuyo proyecto pretende disminuir la incidencia de la violencia machista en la juventud y ha sido realizado por el productor y director David Navas, de Nerja.

El realizador ha detallado que el cortometraje trata de un joven que intenta distanciar a su pareja de su grupo de amigas, una “pequeña pauta que puede ir a más” y terminar, por ejemplo, en una agresión verbal o física, por lo que principalmente se centra en identificar y prevenir actitudes como los micromachismos.

Navas ha contado con la participación del guionista Antonio Martín y la actriz Blanca Pomar, y ha realizado un «casting» al que se han presentado más de 150 alumnos. Se ha utilizado además un equipo profesional de grabación para conseguir “la máxima calidad posible”.

Esta producción audiovisual es un proyecto que surgió a raíz de la iniciativa “Ventilando la violencia de género” realizada por los alumnos del centro, que consistía en ventilar sábanas con frases en contra de la violencia machista, lo que, a juicio de la directora del centro, Rosa Torres, tuvo “mucha repercusión” y les dio ánimo para nuevos proyectos.

Torres ha explicado  lo “difícil” que ha sido trabajar en el proyecto mientras la pandemia del coronavirus no da tregua, ya que en él han participado más de cincuenta alumnos –y la madre de uno de ellos-, además de profesores, que debían cumplir las medidas de seguridad anti-COVID-19.

In this article