Piden 21 años de prisión para la madre de Camelia, la niña nacida en Torre de Mar que murió abandonada en su casa en Málaga

Estuvo encerrada en una habitación sin luz un mes sólo con un biberón y unas galletas.

La Fiscalía de Málaga pide 21 años de cárcel para una madre que dejó morir a su bebé sola en casa. El Ministerio Público solicita 20 años de prisión por un delito de asesinato en comisión por omisión, en el que aprecia alevosía por el desvalimiento de la víctima, que sólo tenía un año y medio, según informa ABC. Además, suma otro año más por un delito de abandono temporal de la niña, después de dejarla encerrada en una habitación sin luz un mes sólo con un biberón y unas galletas.



El cadáver de la niña se halló el 30 noviembre de 2018. Después de una riña entre dos mujeres, la Policía Local de Málaga acudió al domicilio de una de ellas en calle Viento en el barrio de La Goleto (Málaga). En esta vivienda encontró a la pequeña sin vida y en estado de descomposición.

Según la Fiscalía, llevaba entre 26 y 30 días muerta. La madre confesó posteriormente al Grupo de Homicidios de la Policía Nacional que la había dejado en octubre allí sola encerrada con un biberón y unas galletas, a la vez que reconocía que no volvió nunca a por ella. Además, la joven marroquí no informó a nadie del paradero de la bebé, ni de la situación en la que estaba, diciendo siempre que se encontraba al cuidado de otra persona. Los forenses explican que murió por el abandono, la falta de alimento, agua y cuidados.

Dejó Torre del Mar para huir de su expareja

Según ABC, la madre llegó a Málaga con 18 años, después de quedarse embarazada en Marruecos para ocultarlo a su padre. Se instaló en Torre del Mar (Vélez-Málaga). El 4 de mayo de 2017 dio a luz en el hospital comarcal de La Axarquía acompañada por su hermana, que era la mujer con la que peleaba cuando llamaron a la Policía Local y se encontró el cadáver de la pequeña.

La joven cambió de domicilio en Torre del Mar al ser agredida por una expareja, que también pegó a la hermana. Ellas avisaron a la policía y el juez dictó una orden de alejamiento. Durante los primeros meses mantuvo el contacto con su familia por teléfono y redes sociales. Tuvo un servicio de guardería gratuito en Torre del Mar y supuestamente preparó el examen de Selectividad. La Fiscalía desvela que la realidad era otra, puesto que no acudía a clase.

Al terminar el curso escolar, se marchó a un pequeño piso de la calle Viento, en La Goleta, donde se encontró el cadáver. En agosto, la madre comenzó a trabajar en una discoteca como relaciones públicas y camarera. Empezaba a partir de las dos de la madrugada, por lo que la Fiscalía explica que dejaba sola en el piso a su bebé, pese a que aún no era capaz de caminar sin ayuda.

Dormía en casa de una amiga y volvía a su domicilio a las 14:00 horas. En septiembre, pasó a dormir en casa de un amigo. Sólo iba al piso a darle de comer a la pequeña, tras abandonarla más de 12 horas. En octubre decidió que ya no volvería más.

Imagen de los días posteriores a la muerte de Camelia. 

In this article



Chiringuito Casa Miguel

Desayuna junto al mar con nuestra gran variedad de panes, zumos, cafés y tés

Paseo Marítimo de Poniente, Torre del Mar

Chiringuito Casa Miguel

Desayuna junto al mar con nuestra gran variedad de panes, zumos, cafés y tés

Paseo Marítimo de Poniente, Torre del Mar