Moguer, cuna de la poesía

 

 



«Te llevaré Moguer a todos los países y a todos los tiempos, serás por mí, pobre pueblo mío, a despecho de los logreros, inmortal». Estos son algunos de los innumerables versos que el Premio Nobel de Literatura, Juan Ramón Jiménez, le dedicó a su pueblo Moguer en su obra.

 

Moguer es la cuna de Juan Ramón Jiménez. La ciudad donde nació y vivió el célebre poeta, su pueblo fue un referente en toda su obra, especialmente en Platero y yo, y su mayor fuente de inspiración. Además Moguer es una Ciudad Colombina fuertemente vinculada con el Descubrimiento de América.


La casa que vio nacer al poeta un 23 de diciembre de 1881. En ella vivió hasta los 4 años de edad, y Juan Ramón Jiménez la inmortalizó dedicándole el capítulo «La casa de la calle Ribera» en Platero y yo, su obra más célebre.

La casa fue usada por la guardia civil, después vendida a una familia. Hoy en día está cedida a la asociación, con varias salas temáticas dedicadas a la historia de Moguer y a la importancia que tuvo la ciudad para el poeta. Como la recreación del despacho de su padre, un importante comerciante de vinos de la zona. Una sala dedicada a su esposa y musa, Zenobia. Y la sala a su sobrino y albacea, Francisco Hernández-Pinzón, una de las personas más importantes en sus últimos años de vida.

Fotos: 08, 09, 10 y 11 – web casamuseozenobiajuanramonjimenez.com

La casa donde el poeta vivió su infancia y juventud es ahora La Casa Museo Zenobia Juan Ramón Jiménez. Su creación como Casa Museo se remonta al año de la concesión del Premio Nobel al poeta moguereño. Previo consentimiento del matrimonio Jiménez, que colaboró en su constitución donando toda su biblioteca, formada por más de 4.000 libros y 7.500 revistas. Además de numerosos enseres y objetos personales. Abrió sus puertas al público días después de la muerte del poeta.

Las calles del pueblo se convierten en un gran museo al aire libre. Podemos recorrer las calles buscando escenas o personajes de su obra cumbre, Platero y yo, y de paso, hacernos fotos con ellas. Es una forma entretenida de conocer Moguer y sus rincones menos transitados.

Otro detalle característico de Moguer es la atmósfera poética que envuelve el pueblo. Y es que el aliento de Juan Ramón Jiménez todavía está presente en plazas y calles de Moguer. Escritas en azulejos. Un total de 42 adornan las calles de Moguer en la llamada Ruta literaria. De ellas, 29 pertenecen al libro Platero y yo; el resto pertenecen a otras obras del maestro.

A escasos 2 kms. de Moguer encontramos Fuentepiña, la casa de campo en la que Juan Ramón pasaba largas temporadas, que fue propiedad del tío del poeta. Es también una visita obligada para los admiradores del autor de Platero, el tierno borriquillo que está enterrado bajo el gran pino piñonero que se encuentra junto a la casa.

El Cementerio Parroquial es uno de los primeros espacios connotados literariamente por Juan Ramón. Y en el cementerio parroquial de Moguer descansan los restos del matrimonio Jiménez.

En Moguer, además, se encuentra el Monasterio de Santa Clara y un castillo del siglo XIV , entre otros monumentos históricos. Pero si hubo un hito en el pueblo, fue el de la construcción de ‘La Niña’, la carabela de Colón, también llamada Santa Clara en honor al monasterio.

 

~~ Contenido promocionado por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía S.A. ~~

In this article



Modas Sole

Tu tienda de ropa y complementos para toda la familia en El Borge

calle Puente, 5 - El Borge