El Vélez resbala en casa ante su inoperancia ofensiva y su juego previsible

El Poli Almería se llevó la victoria (1-2) ante un Vélez previsible, que sigue adoleciendo de un referente en punta, y la pifió ante un rival ordenado y que encontró un sistema defensivo veleño muy vulnerable. 

 



Dicen que no hay dos sin tres, pues sí, el Vélez no pudo sumar su tercera victoria consecutiva por primera vez esta temporada, y eso que el rival parecía que podía ser factible para ello. Pero ya se sabe, no hay enemigo pequeño, y este Vélez no es fiable. Carlos Gobantes apostó por el equipo de derrotó al Porcuna, con la novedad obligada de Alex Caro por Mapisa y Denot por Javi Fernández.

Se vuelve a confirmar que ganar dos partidos seguidos en casa es complicado, da igual la entidad del rival. El Poli Almería, en zona delicada, se llevó el triunfo gracias a su mayor concentración defensiva, y que dejó muy nervioso a los veleños con el gol tempranero, minuto 6, de Marcos, que se coló en el centro de la defensa axárquica para adelantar a su equipo. El Vélez tomó las riendas balón, pero muy precipitado y con jugadas alocadas no supo empatar, Pato tuvo la mejor opción para ello. Se le complicó aun más cuando de falta directa, Jaime en el minuto 37 lograba un gran gol. Tocaba remontada, y aunque el gol de Rafa Navarro, en segunda jugada en un saque de esquina, ilusionó a la grada, no tuvo su día en ataque. Incluso, el Almería pudo incluso hacer el tercero al contrataque.

Se miraba al banquillo, y cuando parecía que los cambios iban a ser otros, Gobantes apostó por dos defensas Hugo y Carrión, e Ignacio Anaya entró en el minuto 84. Esta vez la victoria no tapó las heridas de un Vélez, que ya había sangrado ante el Lauro y Porcuna, pero esta vez el Poli Almería desangró a un Vélez que debería ofrecer más prestaciones.

 

En este artículo



Lavarapid

Cerrado para frenar el coronavirus. Nosotros también nos quedamos en casa

A