El punto álgido de la ola de calor deja a todas las comunidades menos Canarias en alerta

Los termómetros no descenderán hasta el próximo lunes 18 de julio, según alerta la AEMET.

La ola de calor, motivada por la presencia de un extenso y potente anticiclón atlántico cuyo centro está cerca de las Islas Británicas y que está favoreciendo la estabilidad atmosférica en todo el país, que se suma a la masa de aire, está provocando una ola de calor que podría convertirse en «la más potente» y «significativa» en intensidad y extensión para los meses de julio y agosto en España, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).



El portavoz de la AEMET, Cayetano Torres, ha explicado que la ola de calor comenzó oficialmente el día 10 de julio y, en principio, terminará el día 18, pero ha añadido que los días previos y siguientes también se registrarán en el conjunto de España temperaturas extremas, informa la COPE.

«Aún está por ver, pero esta podría ser la ola de calor más potente en España para un mes de julio e incluso también de agosto por su intensidad y duración, con varios días seguidos superando temperaturas de 44ºC que son un disparate y diversos avisos rojos (riesgo extremo). Esto tiene un alto peligro para la salud humana», ha resumido.

A la situación actual se suma una DANA situada al oeste de la Península sigue generando circulación de sur a norte, lo que aporta condiciones subtropicales e impulsa una masa de aire muy cálida de origen africano en todos los niveles de la atmósfera, lo que ayuda a que las temperaturas incluso se intensifiquen.

Sin embargo, no descarta que esta DANA inestabilice algo la atmósfera sobre la Península y se produzcan algunas tormentas dispersas con poca precipitación, de modo que serán secas y cargadas de actividad eléctrica, dado el carácter seco de la masa de aire sobre España.

Así, espera que las temperaturas seguirán subiendo, sobre todo en las zonas que no se desarrollen nubes y el pico térmico de la ola de calor se alcanzará el pico de la ola el jueves 14 de julio. «Son temperaturas de Arizona (EEUU)», compara Torres.

En concreto, la AEMET espera que se superen los 40 o 41 grados centígrados (ºC) en el valle del Miño; 42ºC en el valle del Ebro y en ambas mesetas; 43 o 44ºC en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

Las mínimas también serán muy altas, ya que es probable que alcancen los 22 a 26 grados centígrados en el cuadrante suroeste peninsular y 20 a 22 en el valle de Ebro y meseta norte.

Aunque la evolución de la DANA atlántica aún es incierta, la AEMET admite que hay una «gran incertidumbre» sobre cuándo finalizará este episodio. Ya desde el viernes podrían empezar a descender las temperaturas en el centro y sur de la Península, pero esa bajada apenas será perceptible, dada la «situación de calor extremo». De ese modo, Torres pronostica que la ola de calor se prolongará durante el fin de semana. «Son días de infierno que se alargan», comenta.

Lo más probable es que la ola de calor se prolongue durante el fin de semana y que no sea hasta el lunes 18 cuando las temperaturas empezarán a descender por el oeste de la Península, aunque aún así Torres señala que los termómetros seguirán altos a pesar de que por ejemplo en Galicia bajarán el lunes unos 8ºC.

En definitiva, destaca que ya desde el día 7 de julio España está registrando durante todos estos días temperaturas por encima de los 40ºC. De hecho, ha citado los valores tan significativos registrados este lunes en Candeleda (Ávila), con 43,3ºC; Montoro (Córdoba), con 43,1ºC; Talavera de la Reina, 43ºC; Sevilla, 42,5ºC; Badajoz, 42,3ºC; Alcalá de Henares (Madrid), 40,4ºC.

Para el portavoz, el «climax» de la ola de calor llegará este miércoles y jueves cuando todavía seguirán subiendo hasta llegar a 44ºC en el valle del Guadiana, lo que también motivará aviso rojo.

En definitiva, ha advertido de que se trata de temperaturas muy altas que pueden rozar o incluso superar la máxima alcanzada nunca en España, de 47,6ºC.

«Estamos cerca de ese récord de temperatura en España», ha insistido Torres, que indica que estas temperaturas son «propias de Arizona», ya que se llegará a unos 44ºC en la campiña sevillana, a 43ºC en el valle del Tajo; a 42ºC en el valle del Ebro o a 39ºC en el oeste de Castilla y León e incluso llegarán a 40ºC en Pirineos.

Respecto al jueves, afirma que seguirán altas y se situarán en el entorno de los 43ºC en el valle del Tajo y en Sevilla; en torno a 42ºC en Castilla-La Mancha y Extremadura; 41ºC en Madrid y 40ºC en Zamora o Salamanca.

En cuanto al viernes, admite que esa «ligera mejoría será muy sutil» y apenas se notará y el resto del fin de semana se mantendrá prácticamente la misma situación meteorológica.

Ya de cara al lunes próximo, 18 de julio, confía en que las temperaturas empezarán a descender por el tercio oeste, con una caída de unos ocho grados centígrados, aunque aún seguirán altas en la mitad suroriental, con mínimas por encima de 20ºC.

Alertas

Toda la península, a excepción de las Islas Canarias, amanece este miércoles en alerta en la jornada más crítica de la segunda ola de calor del verano. Se esperan temperaturas muy altas, una buena parte del país superará los 40 grados de máxima, mientras que en Sevilla, Badajoz y Ourense, el termómetro podría escalar hasta los 44 grados.

De acuerdo con los pronósticos de la AEMET, la peor parte se la llevan algunas zonas de Andalucía, Extremadura y Galicia que amanecen en con alerta roja, ha publicado RTVE.

En Jaén, Granada, Huelva y Córdoba persiste el nivel naranja por temperaturas entre los 40 y 43 grados en la campiña cordobesa, Pedroche, valle del Guadalquivir, cuenca del Genil, Cazorla y en las comarcas de Andévalo, Condado y Aracena.

Cáceres continúa con alerta naranja por registros de hasta 41-42 grados en puntos de la Siberia extremeña, en el Tajo, Alagón, meseta cacereña, norte de Cáceres, Barros, Serena, Villuercas y Montánchez.

Pontevedra sigue con alerta naranja por valores de 39 grados, mientras que en A Coruña y Lugo hay aviso amarillo por temperaturas entre los 34 y los 37 grados.

La Comunidad de Madrid mantiene el nivel naranja por máximas que alcanzarán los 40-41 grados en la zona sur, vegas, oeste, área metropolitana y Henares; en la sierra, también en naranja, se alcanzarán los 39 grados.

En Aragón hay aviso naranja en toda la comunidad por valores entre 38 y 41 grados en áreas de la Ribera del Ebro, centro y sur de Huesca, bajo Aragón, Cinco Villas, Pirineo, Gúdar, Maestrazgo y en la ibérica zaragozana entre otras zonas.

Todas las provincias de Castilla y León han activado este miércoles el aviso naranja por valores que oscilarán entre los 41 grados del sur de Ávila y Salamanca, 40 grados en la meseta de Zamora, 39 grados en el Bierzo (León) y alrededor de 37 grados en puntos del Sistema Central de Segovia.

En Castilla-La Mancha el intenso calor se ha instalado en toda la comunidad, salvo Albacete, donde hay aviso naranja por máximas que subirán hasta los 43 grados en el valle del Tajo en Toledo y hasta los 41 grados en áreas del Guadiana, sierras de Alcudia y Madrona en Ciudad Real, sierra de San Vicente y en La Mancha de Ciudad Real.

En la mitad norte peninsular, La Rioja ha activado el nivel naranja en la Ribera del Ebro, por máximas de 40 grados, y en la Comunidad Foral de Navarra, también en naranja, hay aviso por valores de 39-40 grados en la Ribera del Ebro y en el centro de Navarra.

El País Vasco solo tiene alerta naranja en la provincia de Álava que alcanzará 39 grados, mientras que en Vizcaya hay nivel amarillo por valores de 36 grados en la Cuenca del Nervión, Llanada alavesa y en zonas del interior.

A orilla del Mediterráneo, la provincia de Lleida (Cataluña) tiene nivel naranja en el Pirineo, por máximas de 38 grados, aunque en valles y cuencas del sur se podrán alcanzar localmente los 40 grados; en la Comunidad Valenciana solo hay aviso naranja en la provincia de Valencia por valores entre los 39 y 40 grados.

En el resto de comunidades –Asturias, Isla Baleares, Cantabria y Región de Murcia– persiste el aviso amarillo por registros entre los 34 y los 39 grados.

Ola de calor histórica

En este contexto, Cayetano Torres ha recordado que la temperatura máxima absoluta en España se alcanzó el año pasado, en concreto el 14 de agosto de 2021 en La Rambla (Córdoba), que registró 47,6ºC; seguida por los 41,1ºC entre el 12 y el 16 de julio de 2017. También se ha referido a la ola de calor de julio de 1975, cuando durante cuatro días se superaron los 40ºC.

De ese modo, ha incidido en que estar varios días seguidos con 44ºC genera una gran vulnerabilidad a la salud humana y pide seguir medidas de prevención.

En cuanto a las precipitaciones, apenas prevé que haya alguna tormenta este miércoles «de poca entidad» en el Ebro y en Pirineos, montes de León y Sierra de la Demanda y el jueves en Galicia y León y el viernes y el sábado en Castilla y León, lo que podría «aliviar algo» la situación de calor. Torres adelanta que las primeras precipitaciones generalizadas llegarán los días 17 y 18 al extremo norte peninsular.

El portavoz ha ahondado en los riesgos para la salud de seguir varios días con temperaturas por encima de 40ºC, algo que comenzó a ocurrir desde el 7 de julio y aunque la ola de calor que comenzó oficialmente el 10 de julio terminará el día 17, avisa de que el calor persistirá durante la próxima semana.

«Esto es más peligroso para la salud que la tormenta ‘Filomena’, de olas de frío muere poca gente, que puede quedarse en casa, pero este calor puede elevar la mortalidad, especialmente de personas mayores«, ha advertido.

El portavoz concluye que de mantener su tendencia calurosa, el mes de julio de 2022 que ha comenzado con un calor «espectacular» podría terminar como un mes extremadamente cálido.