El cadáver encontrado en Guadalmar tenía una mascarilla atada con una brida

El cuerpo sin vida fue hallado el pasado lunes en la desembocadura del río Guadalhorce

Según Diario Sur, la Policía Nacional investiga las circunstancias de la muerte de un hombre cuyo cadáver fue encontrado ayer en la playa de la desembocadura del río Guadalhorce. El fallecido tenía puesta la mascarilla, sujeta con una brida, que le tapaba la boca y la nariz, además de ataduras en manos y pies.



El hallazgo se produjo poco después de las siete de la mañana.  Hasta el lugar de los hechos se desplazaron varias dotaciones de la Policía Nacional, que comprobaron que el hombre estaba muerto.

Según ha podido saber SUR, el cadáver tenía bridas de plástico en manos y pies, además de la que le sujetaba la mascarilla a la boca. Sin embargo, no presentaba otros signos externos de violencia, de ahí que los investigadores mantengan abiertas todas las hipótesis, desde una etiología homicida hasta un suicidio, aunque se inclinan más por esta última posibilidad.

El cuerpo del fallecido aún estaba mojado, por lo que se piensa que pudo arrojarse al mar –o ser arrojado– desde las rocas del espigón de la desembocadura del río durante la madrugada del domingo al lunes y que las olas sacaran el cadáver a la arena.

In this article