El 90% de menores de 60 años rechaza el plan de Sanidad y elige AstraZeneca para su segunda dosis en Andalucía y Murcia

Son las dos comunidades que han empezado a inmunizar a trabajadores esenciales que habían quedado en el limbo.

Al margen de las decisiones políticas o del ensayo clínico del Instituto de Salud Carlos III, los ciudadanos menores de 60 años que ya tienen puesta una primera dosis de AstraZeneca empiezan a ‘hablar’, y en las comunidades donde ya se están empezando a poner los segundos pinchazos, es aplastante su preferencia por inocularse una vacuna de la misma marca en lugar de una dosis de Pfizer, como defiende el Ministerio de Sanidad. En Andalucía y Murcia, el 90% de los trabajadores esenciales que ya han pasado a vacunarse ha elegido AstraZeneca, frente al 10% que ha optado por Pfizer, informa el portal 20 Minutos.



Así lo aseguran fuentes de las Consejerías de Sanidad andaluz y murciana, que cifran la proporción de quienes eligen AstraZeneca como segunda dosis en el 90% del total, mientras que solo una minoría -el 10% restante- opta por combinar vacunas e inyectarse una segunda dosis de Pfizer.

Murcia fue la primera comunidad que empezó a administrar segundas dosis a los menores de 60. Fue este martes, cuando ya vacunó a 5.000 personas. Aunque los datos cerrados de cuánta gente ha pasado a vacunarse no llegarán hasta el fin de semana, según los datos que avanzan en la Consejería, 4.500 optaron por AstraZeneca y 500 por Pfizer.

En ambos casos, los menores de 60 años que vayan a recibir su segunda dosis deben firmar un consentimiento informado, sea cual sea la vacuna que elijan, a pesar de que el acuerdo entre el Ministerio y las comunidades era que esto solo debe hacerse si se opta por AstraZeneca, puesto que es la excepción a la regla.

Mientras tanto, en Andalucía los menores de 60 años no tienen ni que firmar el consentimiento informado si no quieren, puesto que se considera que el ir a vacunarse es muestra ya de la «voluntariedad» a recibir la segunda dosis.

También parece que será mayoritario el número de gallegos menores de 60 años y con una dosis de AstraZeneca que opten por esta misma vacuna y no por Pfizer para completar la pauta. Galicia empezará este jueves a vacunarlos pero según un sondeo realizado por el Sergas, el 87% dijo preferir el suero británico.

Ante la posibilidad -real de momento- de que los menores de 60 optaran masivamente por inyectarse AstraZeneca como segunda dosis, algunos gobiernos autonómicos plantearon la duda de si habría dosis suficientes del suero británico, cuya farmacéutica ha dado constantes problemas de distribución.

La respuesta de Sanidad ha sido desde hace días que «en principio» no debía haber escasez y este miércoles Darias casi aseguró que habrá dosis suficientes para todos los que la elijan -y también para los que queden por vacunar con AstraZeneca de entre 60 y 69 años- anunciando que el lunes que viene llegarán 1,3 millones de dosis, que se sumarán al casi millón más que las comunidades tienen almacenadas. «Yo creo que las entregas puedan ser suficientes. Tenemos que estar expectantes pero en principio no va haber problema», dijo la ministra.

La fuerza de los hechos

De esta forma, la elección de los ciudadanos afectados está dejando claro que prefieren recibir una segunda dosis de AstraZeneca a mezclarla con Pfizer, tal y como la semana pasada decidieron Gobierno y comunidades en base al ensayo científico del Instituto de Salud Carlos III

 Esa decisión, no obstante, contó con numerosas comunidades en contra, que abogaban por seguir las indicaciones de la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que no ve motivos para no completar la pauta con AstraZeneca. De la misma manera, los expertos del Ministerio de Sanidad de la Ponencia de Vacunas también recomendaron el segundo pinchazo con AstraZeneca a la población de entre 40 y 60 años.

Sin embargo, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, logró sacar adelante la que desde el principio fue su opción preferida: que a los menores de 60 años con una dosis de AstraZeneca se les administrara la segunda de Pfizer. Este acuerdo fue enmendado al día siguiente para permitir que, de manera «excepcional», quienes rechazaran mezclar vacunas pudieran inyectarse AstraZeneca, siempre que firmaran un consentimiento informado sobre el riesgo de presentar trombos como efecto adverso grave.

A partir de ahí, las comunidades empezaron sus preparativos para retomar la  vacunación de los menores de 60 años ya con una dosis de AstraZeneca -unos 1,5 millones de trabajadores esenciales como policías, militares o profesores– con determinadas licencias en el caso de algunas, todas ellas del PP.

Así, algunas como Andalucía o la Comunidad de Madrid -que empezará la semana que viene- han recomendado abiertamente a sus ciudadanos que elijan inocularse AstraZeneca, mientras que en Andalucía, Murcia o Castilla y León el consentimiento informado que en principio era para quienes rechazaran Pfizer optaran por la británica se hace firmar en cualquiera de los dos casos.

In this article



Taxi 30

Servicio de taxi 24 horas

Reservas llamando al 646 611 671