Una hija de Ana Julia murió al caerse por un balcón cuando tenía 4 años

Su muerte fue considerada accidental. Interior ha rescatado el atestado policial, aunque el caso está prescrito

Una hija de Ana Julia, la mujer detenida este domingo tras encontrar el cadáver del niño Gabriel en el maletero de su coche, falleció el 10 de marzo de 1996 al caerse por un balcón. Según se ha podido de fuentes de toda solvencia, Ridelca Josefina, de cuatro años, se precipitó desde un séptimo piso y su muerte fue considerada accidental.

La mujer se trajo a la niña desde República Dominicana en 1995. El padre de esta menor no sería la persona con la que inició una relación en Burgos y con la que posteriormente se fue a vivir a Almería. Cuando este hombre entró en su habitación se percató de que Ridelca no estaba. Vio que una de las ventanas estaba abierta y comprobó que su hija adoptiva estaba tendida en el suelo del patio interior del primer piso. Según informa ‘La Razón’, Ana Julia afirmó que el día en que ocurrió aquel accidente se encontraba trabajando. Además, argumentó que la pequeña era sonámbula.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha confirmado que han rescatado el atestado policial. Sin embargo, es un caso ya prescrito y se encuentra archivado. Ana Julia tiene una segunda hija, que actualmente trabaja en un bar de Burgos. Tras la detención de su madre por la muerte del niño Gabriel, la joven de 24 años ha sido ingresada en un hospital de la ciudad a causa de una crisis de ansiedad.

Ana Julia Quezada había participado en las numerosas batidas para buscar a Gabriel. Publicó en su perfil de redes sociales varios mensajes e incluso hizo declaraciones a los numerosos medios de comunicación que se desplazaron a la zona. El 1 de marzo explicó a una reportera de ‘La Mañana’ de TVE que habían enseñado al niño que gritara si se le acercaba un desconocido. “Esa misma mañana estuvimos desayunando y salió la conversación. La abuela y yo. Le dijimos: ‘Tú si ves un desconocido corre, eh, no te pares’. Y mira por donde, ese mismo día desapareció el niño”, aseguró a este programa de televisión tras interrumpir unas declaraciones de Ángel Cruz, el padre de Gabriel.

Al igual que Ángel y Patricia Ramírez, los padres de Gabriel (ambos se separaron aunque reconocieron desde el primer momento que tienen una buena relación), Ana Julia daba detalles sobre la personalidad del menor, negando la posibilidad de que se hubiera ido solo por su propia voluntad. “Gabriel sólo no se iría. No se alejaba, se marchaba de casa media hora y volvía. Le decías una hora y volvía”, apuntó.

En este artículo



El Despacho

Elaboramos tapas principalmente con los productos de las cuarteladas existentes en el Mercado

Calle del Río, 28, Torre del Mar

El Despacho

Elaboramos tapas principalmente con los productos de las cuarteladas existentes en el Mercado

Calle del Río, 28, Torre del Mar