Un ingeniero veleño predice la evolución del coronavirus en redes sociales

Por Vanesa Fernández.-

Aunque con las altas temperaturas se vuelva menos agresivo, afirma que al poder mantenerse en el otro hemisferio, espera un rebrote para otoño-invierno, aunque confía en que se detecte a tiempo para tomar medidas rápidas.



Ahora que estamos alcanzando la «nueva normalidad» es importante no dejar de ser precavidos ni relajarnos, respetando siempre los protocolos de seguridad, por nuestra salud y por la de todos.

Parece mentira que ya haya pasado medio año desde que comenzamos a oír hablar de un «nuevo coronavirus» que causaba las primeras muertes en la lejana provincia de Hubei en China, porque ni nos imaginábamos que la «neumonía de Wuhan»  podría traspasar fronteras y mucho menos que sería tan virulento y mortal.  Comenzamos a escuchar términos como el SARS-CoV-2 que produce la enfermedad ya, por desgracia, tan familiarizados estamos a reconocer como COVID-19, ya que los primeros casos se remontan a diciembre de 2019.

Mientras, en los medios de comunicación y, sobre todo, en redes sociales, algunos ponían la voz de alarma y otros los tachaban de alarmistas, al querer compararlo con las gripes estacionales. Y así, sin darnos cuenta, se extendió al norte de Italia.

Fue ya en febrero cuando el veleño Juan Ignacio Fernández Morales, comenzaba a hacer publicaciones en su perfil en redes sociales compartiendo su preocupación ante lo que aún llamábamos el «nuevo coronavirus».

Ingeniero de Sistemas y Telecomunicaciones, además de doctor en musicología y catedrático de piano, fue gracias a su formación científico-técnica lo que le ha permitido comprender los principios básicos que rigen la evolución de un proceso epidémico como el del coronavirus.

Son muchos los datos, las teorías, la información que tenemos hoy día acerca del COVID-19, pero hemos querido ponernos en contacto con él para que nos ayude a entender algunas de esas cifras que escuchamos a diario.

Pero empecemos por el final, ya que muchos tenemos puesta ahora la mirada en la pregunta ¿habrá rebrotes? ante lo que nos contesta que por similitud con otros coronavirus, en estos meses tendrá una menor contagiosidad debido a las altas temperaturas, pero que, por desgracia, al estar extendido por todo el planeta puede mantenerse siempre cómodo en el hemisferio más frío, por lo que espera que otoño-invierno haya un nuevo brote. «Deberíamos estar más preparados en la detección y en adoptar antes las medidas que sean necesarias».

Incide en la importancia de una vacuna eficaz (o un tratamiento efectivo), ya que la inmunidad de grupo, que se alcanza cuando el 60-70% de la población es inmune, no sabemos cuándo podremos alcanzarla.

PREDICCIONES

Estas afirmaciones las realiza apoyándose en estudios tanto de epidemiólogos como en artículos de especialistas, que también comparte en redes. Pero va más allá. Navegando entre sus publicaciones, desde febrero podemos ver referencias al coronavirus, pero hay una más llamativa. El 30 de marzo pronostica el pico de saturación en los hospitales que se produjo el 15 de abril.

PREDICCIONES RAZONABLES A LA VISTA DE LO SUCEDIDO HASTA AHORA
Ya se han tomado las principales medidas de contención de la epidemia: el primer confinamiento y el confinamiento endurecido, con un desfase de 15 días. A la vista de la evolución de la epidemia en Italia y en España, es posible aventurar lo que nos espera en las próximas semanas. Por supuesto, se trata de una conjetura razonable, pero el margen de error es muy grande: podría equivocarme por completo.
Creo que esta semana, por desgracia, la cifra diaria de fallecidos se va a mantener estable, en torno a 750. No obstante, hay que recordar que, si no nos hubiéramos «quedado en casa», esa cifra estaría ya en 3000, y creciendo. Viene bien tenerlo presente: cada día que nos «quedamos en casa», ESTAMOS SALVANDO MILES DE VIDAS. LITERALMENTE!!!
La semana que viene, es de esperar que esa cifra empiece a disminuir tímidamente en la primera mitad. Sin embargo, creo que, en la segunda mitad, se empezarán a notar los efectos del endurecimiento del confinamiento, por lo que la cifra diaria de fallecidos empezaría a disminuir más rápidamente, lo que ayudaría a alcanzar antes (y con un desbordamiento inferior) el pico de la saturación de los hospitales, en torno al 15 de abril.
A partir de ahí, empezaría la fase de 3 de mi gráfica, de alivio de la saturación de los hospitales, que también se vería acelerada por el endurecimiento del confinamiento. Siendo optimistas, unas cuatro semanas después, alrededor del 15 de mayo, los hospitales estarían, por fin descongestionados, y habríamos superado el primer asalto del combate.
Evidentemente, a partir de ahí, habrá que ser muy precavidos en la relajación de las medidas de confinamiento, ya que, con toda probabilidad, no habremos alcanzado la «inmunidad de grupo» (el porcentaje de ciudadanos infectados respecto a la población total no habrá llegado ni al 10%), por lo que la epidemia podría reactivarse fácilmente.
Por esta razón, no podremos bajar la guardia totalmente hasta disponer de una vacuna efectiva, que debería administrarse a toda la población.

 

Otra de sus predicciones ha sido la corrección que hizo al catedrático de economía aplicada de la UMA, Antonio Clavero, cuando el 8 de abril afirmaba que para el 20 de ese mes Málaga alcanzaría los 300 fallecidos, cuando él bajó esa cifra a los 225 y finalmente fueron de 223.

Sin duda hay dos fechas claves en sus datos, las publicaciones del 10 de abril, que es la que mejor se ha ajustado a los datos que posteriormente se han dado.

QUÉ PODEMOS ESPERAR EN LAS PRÓXIMAS DOS SEMANAS?
Hace unas dos semanas, hice unas «predicciones razonables» que se han cumplido, grosso modo. En particular, pronostiqué que, la semana pasada, la cifra de fallecidos diarios no descendería apreciablemente (por desgracia). También decía que esta semana sí veríamos un descenso más claro, aunque tímido, en esa cifra, que se aceleraría algo hacia el final de la semana. Ambos pronósticos parecen haberse cumplido.
Ayer traté de pulir la curva prevista de fallecidos diarios, en base al análisis de varias simulaciones, para tratar de conocer algo mejor la evolución en las próximas semanas. He llegado a la gráfica predictiva de más abajo, que es una aproximación que incluye, distribuido en la curva completa, el efecto estimado del endurecimiento del confinamiento durante estas dos semanas. Es decir, sin esos efectos, la bajada sería todavía más lenta.
Por una parte, estoy bastante convencido de que la tendencia descendente está consolidada, y continuará. Por otra parte, me encantaría equivocarme, y que el descenso fuera mucho más rápido!!!

???

No puede pasar desapercibida tampoco la gráfica de principios de mayo, basada en la media móvil de 7 días, válido hasta el 15 de mayo.

NUEVO MODELO PREDICTIVO PARA LA PRÓXIMA SEMANA EN ESPAÑA
Hasta ahora, la curva predictiva que elaboré el 10 de abril ha señalado acertadamente la tendencia de la curva de fallecidos diarios. Sin embargo, después de casi un mes, la propia forma real de la curva, eliminando los altibajos, parece un indicador más fiable de la evolución en los próximos días.
Para eliminar los altibajos, teniendo en cuenta el marcado ciclo semanal que ya hemos señalado en varias ocasiones, sólo hace falta realizar la media de los 7 últimos días, ya que ese promedio incluiría siempre todos los días de la semana.
No obstante, esa curva tiene un retraso de tres días y medio respecto a la curva real, por lo que hay que «adelantarla» tres días y medio para que pueda usarse con fines predictivos.
En la gráfica, se muestran la curva real (en azul) y la «media móvil» desplazada 3.5 días (en rojo continuo). Gracias a eliminar los altibajos, se aprecia una tendencia mucho más clara, que permite predecir la evolución más probable, sin más que «extender» esa tendencia (en rojo discontinuo).
La predicción termina el 15 de mayo, ya que es de esperar que entonces empiecen a notarse los primeros efectos de la desescalada, que podrían reflejarse como un ligero frenado en la curva. Si todo va según lo esperado, para el día 15 de mayo la cifra de fallecidos diarios podría estar próxima a 100.
Ojalá haya sorpresas y la curva descienda mucho más rápido!!!

 

Tras esto a todos nos pueden surgir varias cuestiones que amablemente ha querido contestarnos.

Pregunta- ¿Qué medios ha empleado para sus análisis y predicciones?

Respuesta- Mi propia formación científico-técnica, la elección de datos apropiados en cada fase (por declaraciones), elección de la escala lineal o logarítmica, media móvil, calculadora epidémica, artículos de Tomás Pueyo y el análisis de los datos de Italia, como referente del futuro inmediato.

P-¿Cuáles son su objetivos?

R- Comprender lo que se venía encima, sobre todo en la fase inicial del confinamiento, para mayor tranquilidad. Concienciar sobre el peligro del virus viendo su crecimiento exponencial. Refutar tanto los datos erróneos o manipulados como las teorías conspiranoicas.

P- ¿Por qué parámetros se rige este coronavirus? ¿Cómo se analiza?

R- En particular, la evolución geométrica de los contagios es profundamente contraintuitiva, por lo que las estrategias de respuesta habituales (por ejemplo, observar el fenómeno con calma para no precipitarse) tienden a ser extremadamente tardías. Por eso, en cuanto hay indicios de estar inmersos en un proceso de esta naturaleza, hay que reaccionar cuanto antes, y de la forma más dura.

Evidentemente, esto es difícil de poner en práctica, sobre todo cuando el confinamiento tiene un coste económico elevado. Sin embargo, en España tuvimos una gran oportunidad, ya que, en Italia (por desgracia para ellos), la epidemia iba más de una semana por delante de nosotros.

P- ¿Cuándo empieza a darle importancia a su expansión?

R- Yo tomé plena conciencia de lo que estaba ocurriendo el 26 de febrero. Ese día, un vídeo de Lorenzo Milá quitaba importancia al virus. Ese mismo día, publiqué un post en Facebook refutando lo que decía Milá con datos disponibles entonces. Ya aquel día, los médicos italianos estaban desesperados porque preveían el colapso total de las UCI en dos semanas.

ENTRE EL PÁNICO Y LA INDIFERENCIA BRAVUCONA DE LORENZO MILÁ HAY UN GRAN TERRENO INTERMEDIO, DONDE PODEMOS ENCONTRAR PREOCUPACIÓN SERENA E INFORMADA, Y PREVENCIÓN
Los familiares de los fallecidos están muchos más tranquilos después de escuchar al especialista epidemiólogo y patólogo Lorenzo Milá (MODO IRÓNICO)!!!
Lo más cómico del tema es que, seguramente, Lorenzo Milá se quitó la mascarilla justo el tiempo que dura este vídeo.
Algunas mentirijillas y disparates, para los que no las hayan pillado:
1. No es una gripe más. Es un virus que causa con mucha probabilidad neumonía. El 18% de los afectados a día de hoy están graves o críticos. https://www.worldometers.info/coronavirus/
Afortunadamente, la tasa de mortalidad del coronavirus no es del 18%, sino que está en torno al 2%, pero la gripe común no provoca hospitalización ni casos graves con tanta frecuencia.
Esto es relevante de cara a la capacidad del sistema sanitario de gestionar un contagio masivo. Por no hablar de la posibilidad de que el virus mute y se vuelva más letal.
2. De hecho, Lorenzo suelta rápido que «hay 25 en la UCI», más del 10% (!!!!!) de los afectados entonces. Muy tranquilizador, verdad, Lorenzo?
3. «Su tasa de mortalidad es inferior a la de la gripe común». Falso!!! La tasa de mortalidad del coronavirus está en torno al 2%, mientras que la de la gripe común está en torno al 0.1% (veinte veces menor).
4. «Los médicos no se cansan de repetir…» Qué médicos? Has hablado con una muestra estadísticamente significativa, Lorenzo? Has buscado a los especialistas más prestigiosos? O has hablado con unos cuantos que, de forma bienintencionada, no quieren alimentar el pánico, y lo usas para montar tu mensaje?
5. «Mata sobre todo a gente con patologías previas o inmunodeprimidas…». Al fin y al cabo, qué importamos esas personas, no?
Soy consciente de que el mantra «es una gripe más, un invento de las malvadas farmacéuticas, y no pasará nada» ha calado y mola. Todo lo que se diga para apoyar este mantra se tragará de forma acrítica, y si algunos criticamos las inconsistencias y falsedades de vídeos como este, se nos tachará de alarmistas.
En China lo han contenido. En Europa somos mucho más «listos». ?

 

«Por fin, el 9 de marzo, las autoridades españolas dijeron que iban a tomar medidas serias. Ese mismo día, yo ya había hecho un llamamiento desesperado a que actuaran, por lo que fue una noticia esperanzadora.

Sin embargo, el confinamiento comenzó el 15 de marzo, SEIS DÍAS DESPUÉS. DESPERDICIAMOS LA OPORTUNIDAD QUE NOS OFRECIÓ ITALIA.

En aquel entonces, los contagios se DUPLICABAN cada tres días, por lo que esos seis días de retraso significaron CUADRUPLICAR los contagios. Ya entonces, estaba claro que aquel retraso iba a costar miles de víctimas que se podrían haber evitado.

Posteriormente, hice una estimación, basada en las curvas reales de fallecidos, y el resultado fue que se habrían podido evitar más de la mitad de los fallecidos SI NOS HUBIÉRAMOS CONFINADO EL 9 DE MARZO, EN LUGAR DEL 15.

Hay otros estudios más refinados que confirman esto. En particular, uno realizado en la Universidad de Oviedo», concluye, al menos de momento.

Son muchos otros datos sobre los que hemos estado hablando, la modificación de parámetros a la hora de informar sobre los fallecidos o la aplicación del «exceso de mortalidad» (teniendo como referencia la media de fallecidos para un mismo período en años anteriores) que, sin llegar a haberse detectado por PCR o test post mortem esas muertes tendrían que justificarse también como efecto de la pandemia, dato que estaría ampliando el cómputo total de decesos a causa del coronavirus a nivel internacional.

Información que ampliaremos al igual que sus gráficas, de manera paralela a la evolución de esta pandemia.

 

In this article