La acusada de intentar matar a su marido en Rincón de la Victoria declara que él quería suicidarse

La víctima, profesor de la Universidad de Málaga, lo ha negado y ha asegurado que fue ella la que le seccionó la muñeca después de darle un fuerte golpe con un maletín que le dejó aturdido.

La mujer acusada de intentar asesinar a su marido mientras dormía en el domicilio familiar, ubicado en Rincón de la Victoria, ha negado los hechos y ha asegurado que él quería suicidarse desde que sus hijas (de un matrimonio anterior) habían vuelto con su madre, según informa Málaga Hoy.



Durante el juicio, que ha comenzado este martes en la Audiencia Provincial de Málaga, la mujer ha negado que le seccionara con un instrumento cortante la muñeca izquierda mientras dormía y ha asegurado que fue ella la que le puso un vendaje para cortar la sangre.

Ha relatado que se conocieron en una página de parejas y que ella vivía en Algeciras pero que pasados unos meses él le pidió que se fueran a Málaga a vivir juntos.

Ella se llevó a sus dos hijos de una relación anterior y él convivía con sus dos hijas, y ha argumentado que la relación «era estupenda» hasta que se casaron.

Según la acusada, en ese momento la pareja empezó a tener problemas, ya que las hijas no aceptaban el matrimonio y las menores se fueron a vivir con su madre, por lo que él -siempre según la versión de la acusada- aseguraba que se iba a suicidar.

La víctima, profesor de la Universidad de Málaga, ha negado tal extremo y ha asegurado que fue ella la que le seccionó la muñeca después de darle un fuerte golpe con un maletín que le dejó aturdido y ha relatado que no fue el único episodio de malos tratos que sufrió junto a ella.

Malos tratos psíquicos y físicos en tres ocasiones

Ha asegurado que durante el matrimonio sufrió malos tratos psíquicos y físicos en tres ocasiones, incluso le amenazó en una ocasión con un cuchillo y fingió estar enferma de cáncer para que el marido justificara los malos tratos.

La víctima ha subrayado que como profesor si se hubiese querido suicidar tenía en su poder muestras biológicas y sustancias peligrosas antes de cortarse con un cuchillo y sufrir el dolor tan grande que padeció y ha lamentado los hechos porque «estaba enamorado» y pensó que iba a tener una familia con ella.

El fiscal y la acusación particular mantienen que el hombre sobre las 23.00 horas del 27 de noviembre de 2019 reprochó a la mujer que su hijo no se hubiera acostado y tras ello presuntamente lo golpeó por la espalda con un maletín y la víctima cayó al suelo por la fuerza del impacto.

El hombre sufrió un golpe en la cara que le hizo sangrar levemente por la zona del ojo y quedó tendido y aturdido en el suelo y tras unos minutos se levantó, se limpió la herida en el cuarto de baño y se acostó en la habitación contigua.

Pasado cierto tiempo, la acusada con intención de acabar con la vida de su marido fue al dormitorio pero el hombre se despertó y le dijo que se marchara aunque sobre las 4:15 horas de la madrugada accedió de nuevo y «aprovechando que estaba dormido y sin posibilidad alguna de reaccionar» le seccionó con un instrumento cortante la muñeca izquierda.

La víctima comenzó a gritar y ante la sospecha de que despertara a su hijo mayor, que dormía en la planta superior, le realizó un vendaje y simuló llamar una ambulancia hasta en tres ocasiones aunque el hijo que acudió alarmado advirtió que no estaba llamando ya que pretendía, siempre según el fiscal, que se desangrara.

El hijo llamó a la ambulancia sobre las 5:16 horas «ante la extrañeza de todo lo acontecido» y sobre las 5:28 horas acudió la Guardia Civil y seguidamente la ambulancia.

El fiscal pide que la mujer sea condenada a 14 años de prisión por un intento de asesinato, mientras que la acusación particular eleva la petición a 17 años de cárcel.

Además del intento de asesinato, el fiscal pide que la acusada sea condenada por un delito de malos tratos a diez meses de prisión y otros cinco meses de cárcel por resistencia a agentes de la autoridad cuando fue detenida.

In this article