Coria del Río: El legado de los samurais

La riqueza cultural andaluza nos lleva hasta Coria del Río, un pueblo donde en la atualidad 600 de sus vecinos son descendientes de la tierra del sol naciente y que llevan a Japón por apellido por la ocurrencia de un cura que simplificó en los bautismos ante la incapacidad de pronunciar los apellidos de los padres nipones. 

¿Habías oído hablar de la localidad hispalense con pasado japonés? Seguro que si por la película “Los Japón” estrenada en 2019 y protagonizada por Dani Rovira. Una comedia basada en la historia de este pueblo. Hecho que hace que en la actualidad más de 600 vecinos sean descendientes de los japoneses llevando el apellido de la tierra del sol naciente, Japón, haciendo de Coria del Río el municipio con más descendientes de samuráis de España.



Coria del Río emerge al pie de la cornisa del Aljarafe y muy próximo a la comarca de las Marismas del Guadalquivir, a escasos 12 kilómetros de la capital. Y en su ayuntamiento podemos divisar colgada en la fachada una bandera de Japón.


Hay que remontarse hasta el año 1614, fecha en la que la embajada japonesa Keicho, liderada por el samurái Hasekura Tsunenaga, emprendió una aventura desde Sendai con destino a España, dando lugar a la primera misión diplomática que el país nipón hizo a Occidente. Navegaron hasta Sanlúcar de Barrameda y remontaron el río Guadalquivir para alcanzar el puerto de Sevilla, pasando por Coria del Río. Cosas de la vida, parte de aquella tripulación le atrajo especialmente esa pequeña localidad, tanto que, algunos de sus miembros acabarían quedándose, para siempre.


Hasta hace poco se desconocía la procedencia de este particular apellido. Gracias a la investigación de un vecino sobre sus raíces y procedencia del apellido sabemos que 400 años atrás los japoneses instalados en Coria del Río comenzaron a tener relación con las mujeres del pueblo, a formar familias y tener hijos. El cura de turno era incapaz de pronunciar sus exóticos apellidos y se le ocurrió simplificarlo a Japón y problema resuelto. Así fue cómo se supo que el apellido Japón provenía de una anécdota de lo más sencilla.


Pasear hoy día por Coria en busca de ese pasado japonés pasa por acercarse hasta el Paseo de Carlos Mesa, un hermoso recorrido junto al Guadalquivir donde se alza la estatua que rememora a Kasekura Tsunenaga, con kimono, catana y rodeada de cerezos. Muy cerquita está también el monumento ‘Yashiro en Orilla’, un homenaje más que añadir a aquella hazaña.


Una de las maneras más curiosas con las que la localidad reivindica sus raíces es la ceremonia Toro Nagashi, que se celebra cada agosto. Es un rito de lo más espiritual celebrado en muchísimos pueblos japoneses y en el que se lanzan al río. Convirtiendo a Coria del Río en el único lugar fuera de Japón donde se celebra esta tradición.

Entre otros eventos y fiestas encontramos la Semana de la Cultura Japonesa donde el pueblo celebra sus raíces niponas con cursos de cocina, talleres de caligrafía japonesa, origami, conciertos de música tradicional e incluso concursos de cosplay.

Y si este amor por Japón fuera poco en Coria del Río se exporta más de 30 mil botellas al año a todo el mundo del Sake al estilo coriano, creado por un empresario de la zona. Su creador buscó darle un sabor más local al sake y lo consiguió con gran éxito, Keicho Sake sale de la mezcla del sake japonés con uno de los postres tradicionales de la localidad, el arroz con leche.

No es raro encontrar a menudo a grupos de japoneses que deciden visitar la localidad en busca de la historia de sus antepasados. Un fascinante lugar con historia de nuestro país escrita en mayúsculas. Y es que a veces la realidad supera la ficción para traerte una de esas historias que te dejará sin palabras.

 

~~ Contenido promocionado por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía S.A. ~~

In this article