Almudena Grandes, una de las escritoras más grandes de la literatura en español, muere a los 61 años de edad

La autora anunció que padecía un cáncer diagnosticado durante una revisión rutinaria.

Según informa Cadena SER, Almudena Grandes, uno de los nombres más conocidos de la literatura en español, ha muerto este sábado a los 61 años de edad, como consecuencia de un cáncer. Hace poco más de un mes la escritora anunciaba en una de sus columnas que padecía esta enfermedad, de la que finalmente no ha podido recuperarse. La literatura española se despide así de una de sus más importantes figuras, por su capacidad de conectar con los lectores, por su colmillo político y por su estilo narrativo.



Grandes ha sido conocida por sus novelas, pero también por su compromiso intelectual y político. Analista de nuestro tiempo y de la historia reciente, se dio a conocer en el 1989 gracias a Las edades de Lulú.

La novela fue una pequeña revolución, por la que ganó el Premio Sonrisa Vertical, en la Editorial Tusquets, y que fue adaptada al cine por Bigas Luna. El éxito de su primera novela le regaló la vida que ella quería vivir y jamás podrá saldar esa deuda, solía decir la escritora madrileña.

Desde entonces el éxito y el cariño de los lectores no han dejado de acompañarla con novelas como Te llamaré viernes, Malena es un nombre de tango, Atlas de geografía humana, Los aires difíciles, Castillos de cartón, El corazón helado y Los besos en el pan, junto con los volúmenes de cuentos Modelos de mujer y Estaciones de paso.

Casada con el poeta y director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, Almudena Grandes nunca dudó en usar su popularidad para combatir causas políticas o para hablar de fútbol, y de su Atlético de Madrid. Además de escritora, su voz se ha escuchado durante años en el programa Hoy por Hoy de la Cadena SER, donde semanalmente lanzaba su columna. «El Valle de los Caídos no se puede destruir y aún menos convertirse en un lugar de reconciliación nacional, eso nunca», decía con su irreconocible voz ronca al hilo de la polémica en torno al Valle. Defendió la Memoria Histórica en la ficción, en el periodismo y en la calle. También el feminismo. «Las mujeres no hemos hecho otra cosa que trabajar como mulas siempre, desde siempre, ha llegado el momento de parar para demostrar que, si paramos nosotras, se para todo. No lo duden», sentenciaba al hilo de la huelga del 8 de Marzo.

In this article



Restaurante Casa Mari

La cocina de verdad

Avenida de Cómpeta, 9 29752 – Sayalonga