Una niña malagueña con parálisis cerebral lleva una semana sin colegio por la baja de un monitor

Los padres de Vega del CEIP Clara Campoamor de Málaga, una de las 17 afectadas en Málaga por la baja, han iniciado una petición en Change.org para encontrar una solución, informa La Opinión de Málaga

«Una vergüenza de educación inclusiva para personas con necesidades especiales». Así reza la petición en Change.org dirigida a la Consejería de Educación de la Junta que han iniciado los padres de Vega, una niña de 6 años con parálisis cerebral que lleva una semana sin ser atendida como debería. Y como ella otros 16 niños más se encuentran en esta situación en el CEIP Clara Campoamor. El motivo es que el centro solo tiene a un profesional técnico en integración social a cargo de estos menores y cuando este no puede acudir, como esta semana en la que está de baja, quedan desatendidos.



El problema no es que este monitor falte, explica Maribel Montañez, madre de la pequeña de seis años, «todos podemos enfermar y, de hecho, el monitor tiene una tendinitis de coger tanto peso al coger a los niños». El problema está en «la falta de medios». «Es demasiada carga para una sola persona». La dirección del centro le ha explicado a Maribel que llevan tiempo pidiendo apoyo, pero que hasta la fecha no les han hecho caso. Por ello se han mostrado conformes con que los padres hayan optado por la vía del apoyo social para «hacer ruido» y conseguir solucionar esta situación.

Vega necesita ayuda para ir al baño, para cambiarse de clase, de asiento, para ponerla en el andador en educación física y en el recreo y para desayunar, entre otras cosas, porque tiene las facultades motoras poco desarroladas debido a su parálisis, por lo que «va al cole sentada en su carrito». Además, la menor necesita estar una hora y media en el bipedestador durante la mañana y otra hora y media después en casa para «evitar que se le salga la cadera». Y para todo eso necesita que haya alguien formado. A falta de ello, son sus propios padres quienes tienen que faltar a trabajar para ir a hacer lo que el colegio, que entre su oferta incluye la atención de necesidades especiales, no puede.

Si ellos no van Vega se queda sin ir al servicio toda la mañana. «Es normal que su profesora no se pueda ausentar de una clase con otros 24 niños o que por desconocimiento, al no estar formados, les de miedo movilizarla». Por ello, desde que nació Vega, su padre «decidió dejar las empresas privadas y hacerse autónomo». Así, trabajando desde casa tiene más flexibilidad para atender las necesidades de su hija en casos como estos. También Maribel, que es investigadora, explica que al trabajar con el ordenador si hay días que tiene que ausentarse, termina su trabajo «por la noche desde casa».

La espera del sustituto
Según explica Maribel, le han informado de que hay colegios públicos que cuando se tramita la baja del profesor se saca a concurso y pueden tardar hasta un mes en cubrirla, como es su caso. Y hay otros colegios en los que la Junta tiene acuerdos con empresas privadas y les ofrecen sustitutos de forma inmediata.

Tras una semana sin monitor y más de 3.700 firmas en Change.org todo apunta a que mañana llega el sustituto, dice Maribel. Por ello van a modificar la petición en la plataforma para seguir haciendo ruido y no tener el mismo problema cuando se vuelvan a encontrar con esta situación. «Todos tenemos derecho a una educación». 17 niños con necesidades especiales no pueden quedar desatendidos cada vez que falte el monitor. «Es injusto».

En este artículo



13 Larios

Su especialista en cocktails. Premio provincial de gin-tonic.

Paseo Larios, 13, Torre del Mar

13 Larios

Su especialista en cocktails. Premio provincial de gin-tonic.

Paseo Larios, 13, Torre del Mar