Un acuerdo con mayoristas permite a la flota de cerco de Caleta de Vélez vender sus capturas

Los armadores de Caleta de Vélez aceptan reducir gradualmente la baja del 5% hasta lograr su eliminación total en cinco años, según publica Diario Sur

Tras un mes de conflicto con los mayoristas de pescados, la flota de cerco de Caleta de Vélez, compuesta por 16 embarcaciones, la mitad de las existentes en la provincia, comienza a ver algo de luz. Un grupo de mayoristas e intermediarios ha aceptado adquirir sus capturas nuevamente en la lonja con el compromiso de los armadores de no eliminar del golpe la baja del 5% que se venía aplicando históricamente a partir de un determinado volumen de cajas, que era lo que habían anunciado en un principio, sino hacerlo de manera paulatina.



El acuerdo responde a la propuesta realizada en pleno conflicto con los mayoristas por los pescadores de reducir la baja un uno por ciento anual hasta lograr su eliminación plena en cinco años. La propuesta sólo ha sido aceptada por un grupo de intermediarios y contempla únicamente una caja de pecado -la flota captura sobre todo sardinas y boquerones del litoral malagueño- de regalo por cada 25. Hasta ahora la baja era de una caja por cada diez.

La vuelta de parte de los compradores está permitiendo a la flota de cerco poder vender la mitad de sus capturas diarias en la lonja del puerto de Caleta, después de más de dos semanas en las que los intermediarios se negaban a asistir a la subasta como medida de presión para conseguir el mantenimiento de la baja del 5% y el pago de los envases.

La patrona mayor de la Cofradía de Pescadores de Caleta, María del Carmen Navas, ha manifestado que pese a este importante paso que se ha dado con parte de los compradores, la flota se está viendo obligada todavía a tener que enviar casi la mitad de sus capturas a otros mercados fuera de Andalucía.

«No estamos contentos. Los armadores piensan que lo que piden es justo, teniendo en cuenta que ya se aplica en otros puertos andaluces. Nuestro deseo es que las capturas de vendan en su totalidad en la lonja y no tener que transportarla a otros mercados», ha manifestado Navas, que ha señalado que la flota se ha marcado un número máximo de capturas por barco de 200 cajas para no saturar el mercado.

El conflicto entre los armadores de cerco de Caleta de Vélez y los mayoristas se originó el pasado 4 de febrero, después de que los primeros decidieran suprimir la baja del 5%, al considerar que al ser un sistema de subasta a la baja y que los compradores son los que fijan el precio de las capturas, el descuento no tiene sentido y va en contra de sus intereses, teniendo en cuenta que la tripulación cobra en función de la cotización que alcanzan las capturas en la lonja.

La flota llegó a iniciar un paro la primera semana del conflicto ante la negativa de los compradores y comisionistas a adquirir sus capturas. A dicho paro se sumaron el resto de embarcaciones de la provincia. Sin embargo, los quince barcos de cerco de Estepona, Marbella, Fuengirola y Málaga volvieron a faenar el domingo siguiente vendiendo en sus lonjas con la rebaja del 5 por ciento.

Como consecuencia de las dificultades que ha vivido la flota de Caleta este mes de febrero a la hora de vender sus capturas y la necesidad de tener que reducción de las mismas, los armadores han decidido no llevar a cabo durante el mes de marzo la parada voluntaria que tenían prevista inicialmente para favorecer la recuperación de los caladeros, según ha confirmado Navas. La flota de cerco de Caleta de Vélez lleva años realizando una parada voluntaria (sin ayuda económica de la Administración) para facilitar que los poblaciones de boquerones y sardinas de sus zonas de pesca se recuperen.

En este artículo



Grupo Ciro, reformas y mantenimiento

Empresa de reformas de viviendas y locales comerciales

Vélez-Málaga

Grupo Ciro, reformas y mantenimiento

Empresa de reformas de viviendas y locales comerciales

Vélez-Málaga