La historia del pequeño Mateo, el herido 91 de la explosión de Vélez del que nada se ha contado

Ni la ambulancia ni en el Comarcal atendieron al niño de tres años que acabó operado en el Materno y de cuya gravedad solo se percató un policía

El caos se apoderó del pasaje Montera de Vélez-Málaga el pasado sábado sobre las seis y media de la tarde. Una deflagración de gas hizo saltar por los aires cristales, mesas, sillas y todo lo que por allí había, que era mucho. La calle en cuestión es uno de los centros neurálgicos de la feria de día de la Feria de San Miguel, que se celebraba en esos momentos, así que registraba una gran aglomeración de público.
Hasta el lugar se desplazaron media docena de ambulancias del 061, de la Cruz Roja y del Distrito Sanitario; se personaron numerosos efectivos de Policía Nacional, Local, Guardia Civil y Protección Civil, además de los Tedax de la Policía Nacional.
La cifra de heridos iba aumentando con el paso de los minutos. Al día siguiente Emergencias 112 concluyó que el número de personas atendidas entre el Hospital Comarcal de la Axarquía, el Carlos Haya de Málaga y diversos centros de salud había sido de 90. Pero nadie contó la historia de Mateo.  
El niño de tres años y medio, estaba a 20 metros del lugar de la explosión. Le alcanzó un cristal en el párpado  izquierdo que le llegó al ligamento interno del ojo.
Su padre relata a AxarquiaPlus que "entramos en el bar Cofrade. Llegó un Policía preguntando si había alguien herido. Yo también estaba pero no quise que me atendieran porque había gente más grave que yo. Le dijimos que Mateo. Su hermano pequeñito estaba también allí pero no le pasó absolutamente nada. Lo cogió y lo llevó a la ambulancia. Dijeron que había riesgo de explosiones y que nosotros debíamos permanecer allí, así que no me dejaron salir".
En la ambulancia, los equipos de emergencias atendieron a Mateo, pero no lo trasladaron al Hospital. "Nos dijeron que había gente más grave y que lo que tenía mi hijo solo era un corte. Así que por nuestros propios medios lo llevamos al hospital de Vélez. Al llegar nos dijeron lo mismo: que era un corte que no podían atenderlo rápido porque había gente más grave. Que si podíamos llevarlo nosotros al Materno. Mi cuñado cogió y lo llevó en su coche".
"Al principio no parecía tan grave, pero después resultó que sí era y fue intervenido quirúrgicamente de urgencia. Afortunadamente, aún continúa en planta, pero está bien. No ha perdido movilidad ni visión y está feliz y eso es lo que importa", relata.
El padre no se explica como la historia de su pequeño no ha sido contada. Cómo el herido 91 se perdió entre las estadísticas: "incluso me ha llamado el alcalde, que se enteró porque se lo dijo un familiar, porque él tampoco lo sabía".
Pero esta historia tiene una segunda parte. Mateo no pasó desapercibido para todos. Hubo una persona que no lo olvidó y al que la familia le tiene agradecimiento infinito; el policía que lo llevó en brazos a la ambulancia.
"A pesar de la jornada tan dura,- continúa el padre- cuando pudo acudió al Hospital de Vélez a preguntar por él. Cuando le dijeron que había sido trasladado al Materno se personó en el quirófano y ahora llama constantemente para ver como está".
Mateo sigue internado en el Hospital Materno de Málaga. "Le queda algo ahí que no sabemos si es una espinilla de hueso o un cuerpo extraño", afirma el padre, que espera que este miércoles una prueba de escáner determine cuando podrá volver con su hijo a casa. "Es una prueba, pero él está bien, el ojo está perfecto". Confiamos en que así sea.




Cafetería Azúcar

Un nuevo concepto de gastronomía: desayunos naturales, carta sin gluten, vegana y mucho más.

Calle del Mar, 37, Torre del Mar

Vinos y Licores Lupiáñez

Desde 1926 ofrecemos vinos de todas las denominaciones de origen y todos los licores de primeras marcas

Calle Isidoro Rivas Díaz 12, Torre del Mar, Málaga