La bailaora torreña Rocío Molina, León de Plata en la Bienal de Danza de Venecia

Según el jurado sus coreografías son «vanguardistas, singulares y de una potencia innata»

La bailaora y coreógrafa torreña, Rocío Molina, ha sido galardonada con el León de Plata por la Bienal de Danza de Venecia por sus coreografías «vanguardistas, singulares y de una potencia innata», mientras que el León de oro fue para el japonés Saburo Teshigawara, anunciaron hoy los organizadores, y ha publicado RTVE.



Los premios fueron aprobados este miércoles por la junta directiva de la Bienal, que aceptó la propuesta de Wayne McGregor, director de la sección de Danza, y se entregarán durante el 16 Festival Internacional de Danza Contemporánea Boundary-less, que tendrá lugar en Venecia del 22 al 31 de julio de 2022.

En las motivaciones del galardón, la Bienal destacó el flamenco radical de Molina, artista invitada a teatros y festivales de todo el mundo y que estrenará el 27 de julio en Venecia su nueva creación, titulada Confesión de la Carne, y que es “una batalla entre su cuerpo volcánico y cinco músicos en vivo”, según McGregor.

“Las coreografías de Rocío Molina, vanguardistas, singulares y de una potencia innata, fusionan el flamenco tradicional con los estilos de la danza moderna y impulsos, improvisaciones que caracterizan su alfabeto de baile. Molina, de hecho, ha acuñado un lenguaje artístico personal basado en la recalibración del flamenco tradicional que respeta su esencia y acoge lo auténticamente nuevo», explicó el director.

McGregor destacó que la bailaora torreña «conjuga en sus obras virtuosismo técnico, investigación contemporánea y riesgo intelectual» y que sus coreografías son «eventos escénicos que no temen el encuentro con otras disciplinas y otros artistas, a partir de ideas y formas culturales que van del cine a la literatura, de la filosofía a la pintura».

«Parece devorar el libro de las reglas clásicas para construir sus propios volúmenes, inspirándonos y solicitando una nueva mirada, un nuevo sentimiento”, añadió.

La artista es «desbordante en las ideas, en las colaboraciones y más aún en su baile. Yendo de lo salvaje a lo sensual, a lo vertical, a lo paralelo, a lo violento, a lo tierno en una extraordinaria explosión de energía física y creativa, Rocío Molina es una fuerza a tener en cuenta, en el arte y en la vida”.

Rocío Molina (Torre del Mar, 1984) empezó a bailar a los tres años, comenzando a perfilar las primeras coreografías a los siete. A los 17 se graduó con matrícula de honor en el Real Conservatorio Superior de Danza de Madrid y se incorporó al elenco de compañías profesionales con giras internacionales.

Ha recibido entre otros galardones: el Premio Nacional de Danza de España, el Premio a la Mejor Bailarina de la Bienal de Sevilla, la Medalla de Oro de la Provincia de Málaga, el Premio Max en 2015 y 2017 y el Premio Nacional Británico de Danza en 2016.

El León de Plata, dedicado a las promesas de la danza o a las instituciones que se han distinguido en la formación de nuevos talentos, ha sido otorgado en el pasado a los Estudios de Investigación y Capacitación en Artes Escénicas de Anne Teresa De Keersmaker (2010), Michele Di Stefano (2014 ), Dana Michel (2017), Marlene Monteiro Freitas (2018), Steven Michel y Théo Mercier (2019), Claudia Castellucci (2020) y Oona Doherty (2021).




Tienda de Golosinas Heidi

Todo lo que necesitas para las fiestas de los más 'peques'

Camino Viejo de Málaga, 43 Vélez-Málaga

Tienda de Golosinas Heidi

Todo lo que necesitas para las fiestas de los más 'peques'

Camino Viejo de Málaga, 43 Vélez-Málaga