Hallan muerto a un hombre con múltiples heridas de bala en su casa en Alhaurín el Grande

La Guardia Civil investiga si el hoyo descubierto en el exterior de la vivienda pudo ser cavado por los posibles autores

La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer la muerte violenta de un hombre cuyo cadáver ha sido encontrado con múltiples impactos de bala. Las pesquisas apuntan a que el individuo falleció por arma de fuego. El hallazgo se ha producido durante esta pasada madrugada en una casa de campo, donde residía la víctima, en Alhaurín el Grande, según informaron las distintas fuentes consultadas por Málaga Hoy.



Los agentes que se han ocupado del caso tratan de determinar si se trata de un homicidio. Por el momento, trabajan con la hipótesis de que pudieran participar terceras personas. La investigación confirmará si un hoyo que ha sido localizado en el exterior del inmueble podría haber sido cavado por el autor o los autores en un hipotético intento por enterrar el cuerpo.

Los investigadores tuvieron conocimiento de lo ocurrido después de que una amiga del individuo, que tenía entre 30 y 40 años y era de origen belga, alertara a la Guardia Civil de que no tenía noticias suyas desde hacía unos días. Cuando una patrulla acudió hasta la vivienda, situada en la zona de Camino Cucazorra, constató que el hombre había fallecido. Presentaba varias heridas que pudieron ser causadas con un arma de fuego. Además, los agentes encontraron en el lugar varios casquillos que podrían estar relacionados con los hechos.

La previsión es que este sábado se le practique la autopsia al cuerpo en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga. El examen confirmará cuál fue la causa exacta de la muerte.

La última muerte violenta por arma de fuego se remonta a finales del pasado mes de junio. Entonces, un hombre de 34 años falleció en un hospital de Estepona. Eran las 5 de la madrugada cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de que una persona había ingresado en estado grave en un centro hospitalario privado al que llegó en un vehículo junto a una joven.

El crimen anterior se produjo, también por arma de fuego, dos meses antes. La víctima era un marroquí de 34 años cuyo cadáver fue encontrado en el interior de un camión, en la calle Madre del Buen Consejo de Torremolinos. Un mes después, los agentes arrestaron al presunto autor, que tras pasar a disposición judicial ingresó en prisión.

La investigación policial permitió determinar que la muerte del individuo estuvo motivada por una disputa comercial. La Policía detuvo al supuesto responsable por un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas.