Encuentran una yegua de pura raza apuñalada y descuartizada en un terreno de Campanillas

La Policía Nacional investiga si el ataque se llevó a cabo para comercializar la carne del animal, informa Diario Sur.

La Policía Nacional investiga el hallazgo de un caballo de pura raza española apuñalado y desmembrado en unos terrenos de Campanillas. El propietario del animal denunció los hechos este miércoles al encontrar el cadáver a unos 150 metros de donde estaba amarrado. Los agentes del cuerpo buscan ahora al posible responsable de los hechos y, según fuentes oficiales, aún se desconoce cuál puede ser la motivación del ataque al equino. Se trataba de una yegua blanca que estaba embarazada e iba a dar a luz este mes de agosto.



El responsable del animal, que lleva años dedicándose a la cría de caballos, dice estar «desolado» por lo ocurrido. Explica en declaraciones a Diario Sur que en ese terreno, propiedad de una vecina y amiga, sólo deja a los animales durante dos o tres semanas en temporada de siembra, y que habitualmente están en su domicilio, a unos dos kilómetros de allí. Según su denuncia, a la que ha tenido acceso este diario, el hombre la dejó allí este miércoles por la mañana y pasó varias veces con el coche por la zona, comprobando que todo estaba en orden. Sin embargo, en uno de los viajes, a las pocas horas, comprobó que faltaba uno de los caballos (había varios atados con cuerdas largas para que se alimentasen de las hierbas del campo).

«Lo primero que hice fue llamar a la Policía Local por miedo a que se hubiese escapado y hubiese provocado un accidente», explica el denunciante. Sin embargo un detalle llamó su atención: «Me fijé en que alguien había cortado la cuerda, en seguida me di cuenta de que la habían robado». A los pocos minutos peinando la zona encontró al animal junto a un arroyo: «Tenía dos puñaladas en el cuello, toda la carne del lomo sacada y el espinazo limpio, además de uno de los muslos y un cuarto trasero descarnados». Además, el feto del potro también murió y fue encontrado junto a la yegua.

Por su experiencia en el mundo de los animales, el dueño considera que se trata de la actuación de un experto, ya que los cortes son «precisos» y están efectuados «de forma limpia». Por tanto, su principal hipótesis es que el que robó a la yegua lo hizo para vender su carne.

Tras la presentación de la denuncia, la Policía Nacional ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido. Según fuentes consultadas, una de las hipótesis que barajan los agentes es que podría tratarse de un delito contra la salud pública, en el caso de que, como apunta el denunciante, la carne del animal se haya extraído para ser vendida sin los pertinentes controles y permisos sanitarios.

Además, el propietario explica a Diario Sur que ayer al mediodía recibió la llamada de uno de los vecinos de la zona, y que le indicó que había visto a una persona tirando del caballo justo en el tramo horario en el que dejó de verlo. Al parecer conducía una furgoneta de color gris, información que ya está en manos de las autoridades a cargo de la investigación.

El animal, inscrito en el registro de caballos de pura raza española, respondía al nombre de Lola. Su propietario la crió y vendió a un caballista al poco tiempo de nacer, en 2011. Hace un tiempo la recuperó y la incorporó al grupo de distintos animales que cuida en Campanillas. En la denuncia, preguntado por los agentes, el criador estima que el valor económico de la yegua oscila entre los 15.000 y los 25.000 euros, sin contar al potro fallecido ni a los venideros.

 

 

In this article



Freiduría Tapería La Cañita

Cerrado para frenar el coronavirus. Nosotros también nos quedamos en casa

Paseo Marítimo del Carmen, 129, Rinón de la Victoria