Encuentran el cuerpo sin vida de la nerjeña desaparecida en la zona del campo de fútbol de Torrox

Unos niños que jugaban por las inmediaciones del complejo deportivo fueron los que localizaron el cuerpo de Loli Acosta, de 65 años, sin que a primera vista presentara signos de violencia.

El peor de los desenlaces en la búsqueda de Loli Acosta, la nerjeña de 65 a la que se le perdió el rastro este fin de semana en Torrox. Según publica SUR, unos niños que estaban jugando anoche en el entorno del campo de fútbol torroxeño,cerca de la zona donde se la vio por última vez, localizaron el cuerpo sin vida de esta vecina de la localidad costera más oriental de la provincia.



A primera vista, el cuerpo no presentaba signos de violencia, pero se está a la espera de que se le practique al autopsia para determinar las causas de la muerte, según ha podido confirmar SUR. Los testimonios recabados por su sobrino, Pablo Casanova, apuntaban a que fue vista sobre las 11.00 horas del pasado sábado en este entorno, junto a un circuito de radiocontrol.

Tras el aviso de los menores, hasta el lugar se desplazó, en primera instancia, una patrulla de la Policía Local torroxeña, que avisó inmediatamente a la Guardia Civil. El Instituto Armado acordonó la zona y dio aviso a la autoridad judicial, que procedió al levantamiento del cadáver a medianoche. Los familiares están a la espera de los resultados de la autopsia.

Una de las hipótesis que se barajan es que pudo desvanecerse tras apartarse a una zona próximo a un barranco. Debido a altas temperaturas intenso que registró el municipio torroxeño el pasado fin de semana, pudo fallecer, al sufrir un golpe de calor, sin posibilidad de que nadie la socorriera, según las fuentes consultadas por este periódico.

Dos de sus sobrinos, Pablo y Alberto, se han mostrado apesadumbrados por el triste final de su tía, «pero nos consuela que, a priori, no sufrió violencia de nadie, ni ningún robo, ha sido una desgracia que acudiera a esa zona tan alejada, pero por lo menos sabemos que estaba haciendo lo que le gustaba, se bañó esa mañana en la playa y luego fue a dar esa vuelta a buscar a una amiga», han manifestado los familiares.

Los dos sobrinos han agradecido «profundamente» a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y a todos los vecinos de Nerja y Torrox que se han volcado en ayudarles desde que denunciaron la desaparición en las redes sociales el pasado domingo.