El cierre de los caladeros conlleva pérdidas de 2.000 euros semanales

Según publica La Opinión de Málaga, la situación se mantendrá como mínimo dos semanas más porque los niveles de toxinas siguen altos

El verano ha pasado de ser la mejor temporada para los pescadores a convertirse este año en una auténtica pesadilla. Así es como están viviendo los pescadores de Caleta de Vélez el cierre de los caladeros. «Lo están llevando mal», explica la patrona mayor de la Cofradía de Pescadores de Caleta de Vélez, María del Carmen Navas, estimando unas pérdidas de unos 2.000 o 3.000 euros semanales por embarcación.

Eso es «mucho para una embarcación que se sustenta con lo que se hace en verano», pues en esta época el precio es mucho mayor, «no es lo mismo que la parada se produzca en febrero que en agosto», indica. Y es que hoy hace tres semanas desde que la presencia de algas tóxicas en el litoral andaluz está afectando a todas las zonas de producción de moluscos bivalvos. En concreto, en Caleta de Vélez afecta a la recogida de conchas finas, coquinas y chirlas.

«Antes el fondo europeo contemplaba una ayuda a los 21 días de cierre consecutivo de los caladeros, pero ya no hay ningún tipo de ayuda», lamenta Navas, señalando que este lunes tuvieron una reunión con el delegado y el jefe del Servicio de Pesca de la Delegación donde les aseguraron que los caladeros siguen teniendo niveles muy altos de toxinas tras haber analizado la zona 308, que va desde el puerto de Málaga hasta la Punta de Vélez.

Según Navas, desde que se analiza una zona la siguiente muestra se puede recoger en unos 10 o 15 días y para que se abra tiene que tener dos resultados continuos negativos. Además, los resultados tardan una semana, por lo que todavía seguirán cerrados «dos o más semanas «. En dicha reunión, Navas pidió que la Junta les dé ayudas al igual que las que se dan por catástrofes naturales en otros sectores.

Navas aseguró que a los pescadores «les está costando dinero», aludiendo también a que tendrán que pagar a la Seguridad Social lo que corresponda, «sin tenerse en cuenta los días de inactividad en los que no han salido a faenar».

En este artículo



Mi Lucero, fabricantes de ropa infantil

Nuestras prendas son solo la usan los niños de la Casa Real Británica

Calle Placeta, 16, Canillas de Aceituno

Mi Lucero, fabricantes de ropa infantil

Nuestras prendas son solo la usan los niños de la Casa Real Británica

Calle Placeta, 16, Canillas de Aceituno