Ecologistas denuncian el llenado de dos balsas para regadío con medio hectómetro cúbico en Almayate

GENA considera que «no es un uso racional de un recurso que está sometido a fuertes restricciones por el largo periodo de sequía» que vive la Axarquía

El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción), ha presentado una denuncia, ante la Dirección General de Planificación y Recursos Hídricos de la Junta de Andalucía, sobre la construcción de dos enormes balsas de agua, en la pedanía de Almayate, dentro del término municipal de Vélez-Málaga, y su llenado en estos momentos críticos por la escasez de reservas hídricas. Según publica Diario Sur.



Según el colectivo ecologistas, ambas infraestructuras tienen capacidad para albergar medio hectómetro cúbico, es decir, 500.000 metros cúbicos, una cifra similar a la que desciende el embalse de La Viñuela cada semana en estos meses previos a la temporada alta, cuando la cifra se duplica. La presa está este domingo al 14,3% de su capacidad, con apenas 23,6 hectómetros cúbicos almacenados, frente a los 54 que tenía hace un año. Esto supone que, si no se producen precipitaciones abundantes antes del verano, y no hay nuevas restricciones al regadío, al ritmo de consumo actual la presa no tiene reservas ni para seis meses, lo que podría comprometer seriamente el abastecimiento de 14 municipios de la Axarquía, entre ellos Vélez-Málaga y Rincón de la Victoria.

La asociación ecologista ha explicado que han detectado la existencia de «una gran operación de desmonte en un lugar situado a unos 300 metros al noroeste del Cerro de la Encina, en Almayate Alto-Cabrillas. Según GENA, »se trata de dos grandes socavones de forma cónica invertida, la más pequeña en posición suroeste, que todavía está en fase de construcción, de manera que hay varias máquinas operando, y otra más grande, en posición noreste, que ya está terminada, cubierta con un material impermeable, que ya está almacenando agua mediante una tubería que proviene de la parte superior y descansa en la generatriz, hasta algo más de la mitad de ésta«.

«Suponemos que, por su proximidad y fecha de construcción, ambas balsas pertenecen a un mismo propietario o comunidad», han apuntado desde el colectivo ecologista en un comunicado, en el que han asegurado «no haber tenido noticias sobre estos enormes desmontes, y por tal volumen, dudamos que pueda ser autorizado por el Ayuntamiento, sin ningún tipo de estudio de impacto ambiental que por nuestra parte hayamos podido detectar, debidamente publicado con su fase de alegaciones». «La capacidad de agua que potencialmente pueden almacenar estas dos balsas pone en tela de juicio los usos sostenibles de los recursos hídricos de esta comarca, que ya es sabido que no pueden cubrir la extensa superficie regable creada hasta la fecha», han apostillado.

«Reventas en el mercado negro»

Según GENA, la balsa que se está llenando dispone de una tubería de 20 centímetros de diámetro, con un caudal estimado en 0,0081 metros cúbicos por segundo, «que con independencia de la exactitud de esta estimación, consideramos que no es un uso racional de un recurso que está sometido a fuertes restricciones por el largo periodo de sequía». Por otra parte, para los ecologistas, «está fuera de toda duda que para llenar estas balsas se necesita un caudal superior al de un simple pozo, suponiendo que todavía tenga agua en este periodo, por lo que suponemos que el agua debe venir de la concesión del embalse de la Viñuela para la comunidad de regantes», han puntualizado.

Por este motivo, para GENA el llenado de estas dos balsas se trataría de « un uso fraudulento e insolidario, puesto que ese agua también es necesaria, y con urgencia, para muchos otros agricultores, en momentos como el presente de fuertes restricciones«. »También pone en tela de juicio que los regantes, que se quejan de la infradotación de agua por las restricciones de la sequía, tengan agua suficiente o sobrante como para llenar tales balsas de agua«, han continuado en el comunicado.

Por este motivo, el portavoz de los ecologistas, Rafael Yus, ha explicado que han denunciado estos hechos ante la autoridad regional del agua, «con objeto de que se investigue si los autores de tal movimiento de tierras han seguido los trámites de protección ambiental, si disponen de los permisos necesarios y que, dada la situación de sequía, se paralice inmediatamente el llenado de estas balsas». GENA han solicitado también que «se evalúe la tendencia de los concesionarios de usar el agua de riego para llenar balsas, no ajustándose al caudal que debería dedicarse a riego y no a almacenaje, que también pudiera ser un mecanismo de especulación del agua para reventas en el mercado negro».




Lavarapid

Lavandería autoservicio en Torre del Mar. Hasta 13 kilos y en solo 30 minutos

Avenida Andalucía nº 57, C, Torre del Mar

Neumáticos Merino

Descubre en Neumáticos Merino la tecnología MICHELIN Ultraflex.

calle Salvador Dalí, 15, Vélez-Málaga