Condenan a un cazador por encerrar en una furgoneta a su perro enfermo y no darle tratamiento

El animal había sido diagnosticado de leishmania y falleció a las pocas semanas de ser rescatado por la asociación Ladram, que denunció los hechos, informa Diario Sur

El Juzgado de lo Penal número 11 de Málaga ha condenado por maltrato animal al propietario de un podenco que falleció tras haber sido encerrado en su furgoneta varios días consecutivos en Casabermeja. En la sentencia se considera probado que el hombre, cazador y rehalero, era consciente de que el animal había sido diagnosticado de leishmania y que precisaba tratamiento urgente para seguir con vida. El juez le impone una pena de doce meses de prisión y la prohibición de trabajar en cualquier oficio que esté relacionado con el trato de animales. Además, el magistrado le obliga a pagar 600 euros a la asociación protectora de animales Ladram, cuyos titulares denunciaron los hechos y acogieron al perro, en concepto de manutención del mismo.



Según indica el magistrado en la sentencia, a la que el Diario Sur ha tenido acceso, «en el acto de juicio ha quedado acreditado como el acusado maltrató injustificadamente a un animal doméstico«. De la declaración de la veterinaria que atendió al perro, el juez considera que »es evidente que el acusado no le dio los cuidados necesarios que precisaba el animal«. Se considera igualmente probado que al principio sí le administró la medicación, pero que luego empezó a no hacerlo, a llevarse al animal consigo y a dejarla encerrada en la furgoneta durante horas, en contra de las recomendaciones de la facultativa. Además, en las consultas veterinarias se documentó un importante estado de desnutrición, una afección hepática e infecciones por pulgas y garrapatas que agravaban su estado.

El juez añade que «en vez de aislarle debía haberlo llevado al veterinario y darle el tratamiento necesario para la curación de las enfermedades que padecía, teniendo en cuenta como un rápido diagnóstico y un rápido tratamiento podría haber salvado el animal«. Además, asegura en la sentencia que rechazó hacer más pruebas y comprar el tratamiento recomendada por la profesional que se hizo cargo del caso.

El agente que extrajo al perro del vehículo uno de los días que estaba abandonado expresó en el juicio que «la furgoneta estaba sucia», llena de «excrementos, comida esparcida antigua y al sol de justicia». «La situación del perro era de extrema debilidad», añadió. A raíz del hallazgo inspeccionaron el resto de los animales que estaban en la propiedad del ahora condenado y encontraron ciertas irregularidades y a otro animal con leishmania.

El juez resume de forma clara que la posterior muerte del perro fue por la dejación de las funciones de su propietario, por su abandono y por rechazar los consejos veterinarios, abandonándola en un espacio cerrado y antihigiénico. Además, recuerda que el propietario podría haber eutanasiado al perro y haber evitado así el sufrimiento posterior.

Desde Ladram, en declaraciones a Diario Sur, aseguran que la sentencia se produce en un contexto en el que el Ayuntamiento de Casabermeja no está haciendo cumplir la ley autonómica de Protección de los Animales 11/2003, ni cumpliendo con las obligaciones que esta le exige. «Ha dado lugar a un ambiente de permisividad que tiene como consecuencia casos como el que aparece en la sentencia referida», añaden. «La política de distancias cortas que se vive en los pueblos pequeños deviene en un contexto de desprotección de los animales, donde estos últimos siempre son los perdedores en cualquier conflicto de intereses. Aun así aseguran que el nuevo equipo de gobierno está trabajando por mejorar la situación.

 

In this article



Freiduría Marisquería La Bahía

Comer sabroso pescado asado al fuego, cuesta muy poco. Somos maestros del espeto

Paseo Marítimo Levante, 24, 29740 Torre del Mar