Condenados tres futbolistas por abuso sexual y contra la integridad moral en Villanueva de la Serena

La mujer, que trabajaba en un local de apuestas, sufrió tocamientos en sus glúteos sin su consentimiento, y fue denigrada y menospreciada delante de los compañeros del equipo.

El Juzgado de lo Penal nº1 de Don Benito ha condenado a tres futbolistas a penas de prisión por los delitos de abuso sexual y contra la integrad moral por unos hechos ocurridos en la madrugada del 15 de mayo del 2018 en Villanueva de la Serena (Badajoz). En concreto, se trata de dos jugadores que actualmente pertenece a la plantilla del Villanovense (Segunda RFEF), Álvaro González y José Antonio Espín, mientras que el tercero, Daniel Muñoz, juega en el Ceuta B.



Los tres coincidieron en el equipo extremeño en la temporada 2017/2018 y fue precisamente en una celebración posterior a la finalización del campeonato cuando ocurrieron los delitos, según los hechos probados, en un local de apuestas donde la víctima se encontraba trabajando, y donde también se encontraban otros jugadores del equipo. La condena incluye una indemnización a la mujer de 17.500 euros por el daño moral sufrido tras las continuas vejaciones públicas recibidas, además de asumir las costas del proceso. Además, no podrán acercarse a la víctima en una distancia inferior a 200 metros y se les prohíbe comunicarse con ella durante un año, según ha informado El Mundo.

Así, Daniel Muñoz ha sido condenado a un año de prisión por abuso sexual mientras que Álvaro González y José Antonio Espín, a seis meses de prisión por un delito contra la integridad moral. Ninguno de ellos entrará en prisión al acordarse la suspensión de la pena privativa de libertad durante un periodo de dos años, condicionada a que durante ese mismo periodo no cometan delito alguno o se revocará la suspensión.

¡Según los hechos probados, la mujer sufrió tocamientos en sus glúteos sin su consentimiento, y fue denigrada y menospreciada delante de los compañeros de equipo. A su vez, los futbolistas efectuaron numerosos actos vandálicos dentro del local e intentaron denigrar y menospreciar a la víctima frente al resto de sus compañeros. Así, Álvaro González se llegó a bajarse los pantalones y calzoncillos mientras hablaba con la víctima, a la que le pidió en numerosas ocasiones mantener relaciones sexuales. A su vez, se subió a una mesa de ruleta del establecimiento, defecó en un plato de aperitivos y orinó en el suelo del local, según se detalla en la sentencia.

Otro de los futbolistas condenados, José Antonio Espín, también se bajó los pantalones quedándose en ropa interior delante de la víctima mientras le decía a ella que se los subiese ella. Incluso, cuando ella estaba agachada recogiendo un objeto que se había caído de una de las máquinas del local, se puso detrás haciendo gestos sexuales «como si estuviese penetrándola». Por último, Daniel Muñoz, le tocó los glúteos a la víctima sin su consentimiento, mientras ella estaba distraída hablando con otra persona, algo que ella le recriminó.

ANSIEDAD

Según la sentencia, todos estos hechos causaron en la víctima una situación de ansiedad, por la que tuvo que ser asistida por un psicólogo. La sentencia es firme al haber sido notificada a las partes, manifestando su voluntad de no recurrirla. El juicio se celebró el pasado 29 de noviembre.

La Asociación de Mujeres Malvaluna, que ha ejercido la defensa de la víctima, ha asegurado tras conocerse el fallo que la sentencia pone de manifiesto «que tener fama o reconocimiento en cualquier espacio social no puede justificar violentar a las mujeres atacando su libertad sexual o perturbando su integridad». Además, añade que el hecho implique a «tres jugadores de futbol, jóvenes y con cierta fama en su entorno deportivo nos debe hacer reflexionar sobre el modelo que de las relaciones personales y sexuales estamos proyectando, la importancia que tiene para aquellos niños y niñas que les ven como modelos a seguir», por lo que insta al club extremeño a «decidir qué medidas tomará tras esta sentencia, pues es claro que la pasividad no contribuye a erradicar estos intolerables actos de violencia machista».

Tras los hechos ocurridos el 15 de mayo de 2018, dos de los jugadores no continuaron en la plantilla en la temporada siguiente, en la 2018/2019, en concreto Daniel Muñoz (que fichó por el Sanluqueño) y Álvaro González (Cartagena) pero José Antonio Espín sí renovó un año más con el club. Actualmente, dos de los tres implicados (José Antonio Espín y Álvaro González) forman parte de la plantilla de esta temporada mientras Daniel Muñoz ya no volvió a fichar por el Villanovense y se encuentra en el Ceuta B.

In this article



Taxi 30

Servicio de taxi 24 horas

Reservas llamando al 646 611 671

Taxi 30

Servicio de taxi 24 horas

Reservas llamando al 646 611 671