Cómo usar los lubricantes de vehículos de forma eficiente

Independientemente del vehículo que tengas los lubricantes son necesarios. Básicamente un lubricante es una sustancia con la que es posible reducir el rozamiento de dos superficies que están llevando a cabo un movimiento. Gracias a esa reducción del rozamiento estamos consiguiendo que los elementos mecánicos del vehículo se desgasten a una mayor velocidad y también evitamos la corrosión de estos.

Un lubricante es una mezcla de un aceite base junto a unos aditivos especiales que sirven para mejorar las propiedades del aceite y también proteger al propio lubricante de cambios químicos. Además, también protegen al propio vehículo de los propios productos de la combustión.



En un distribuidor de lubricantes como Lubrituria podrás encontrar una gran cantidad de lubricantes diferentes y es que, dependiendo de la composición de este o del uso del propio lubricante será más interesante contar con un modelo u otro.

¿Qué tipos de lubricantes existen?

Dependiendo del aceite base que utilice el lubricante podemos encontrarnos con lubricantes minerales o sintéticos. Si el aceite base procede del refino que se lleva a cabo en el petróleo, este sería un lubricante mineral. Por otro lado, si se obtiene en base a otros procesos como podría ser una síntesis química, estaríamos hablando de un lubricante sintético.

Ahora bien, dependiendo de donde se vaya a utilizar el lubricante este contará con unos aditivos diferentes. Por ejemplo, nos encontramos aditivos antioxidantes, otros anticorrosión y también detergentes o espesantes, por lo que podemos encontrar composiciones de lubricantes completamente diferentes.

¿En dónde es bueno utilizar lubricante?

Seguro que lo primero que se te viene a la cabeza es el motor. El lubricante es fundamental en el motor ya que si no lo hacemos podemos provocar que determinados elementos se puedan fundir debido a las altas temperaturas que alcanza el motor. Si has oído alguna vez de un motor gripado es debido a que este no contaba con el lubricante apropiado.

Otro lugar fundamental en donde tenemos que vigilar el lubricante es en la caja de cambios. En cuanto a la caja de cambios se refiere será importante determinar bien el tipo de caja, ya que algunas como las que cuentan con doble embrague no necesitan un cambio específico como, por ejemplo, los embragues húmedos que cuentan con un solo depósito.

Finalmente, otro de los elementos que tal vez se hayan pasado por alto sería el del aire acondicionado. Uno de los principales problemas por los cuales un climatizador se puede llegar a estropear es debido a la falta de lubricante en la zona del compresor. Este lubricante se suele pasar por alto ya que, a diferencia de los otros elementos, el lubricante del aire acondicionado es una tarea más propia del mecánico que del propio usuario del vehículo.

En definitiva, a la hora de elegir un lubricante siempre debes de tener en cuenta que el tipo de lubricante que vas a emplear sea adecuado para la zona que necesitas lubricar. Recuerda que la composición de cada uno de estos es diferente para que resulte mucho más efectiva dependiendo de donde se vaya a utilizar.

 



Alcaucín

Paraíso Natural

Plaza de la Constitución, 1 * 29711 Teléfono: 952 510 002