Un terremoto de magnitud 7,3 sacude Japón, pone en alerta de tsunami a Fukushima y deja sin luz a parte de Tokio

El seísmo se ha producido a una profundidad de 60 kilómetros, según ha informado la Agencia Meteorológica de Japón.

Japón ha activado este miércoles la alerta de tsunami tras producirse un terremoto de magnitud 7,3 frente a las costas de Fukushima y Miyagi, al noreste del país. Las autoridades han informado de fuertes temblores e incluso interrupciones del suministro eléctrico.



El seísmo se ha producido a las 23:36 hora local (15:36 en España) a una profundidad de 60 kilómetros, según ha informado la Agencia Meteorológica de Japón (JMA), que ha alertado sobre un posible tsunami. En la zona de Ishinomaki, ya se han registrado subidas de unos 20 centímetros, pero la previsión es que puedan llegar hasta el metro. Ante esto, se ha recomendado a los ciudadanos abandonar las zonas costeras de inmediato y mantenerse alejado hasta que se levante el aviso.

El terremoto, que ha estado precedido de otro seísmo de menor intensidad, ha llegado a alcanzar el nivel seis alto en la escala nipona, de un máximo de siete y centrada en medir la agitación en la superficie y las zonas afectadas, más que en la intensidad del temblor.

El primer ministro Fumio Kishida ha informado de que el Gobierno japonés se ha reunido de emergencia para coordinar el seguimiento de la situación y evaluar el alcance de los daños tras el temblor, si bien ya se han confirmado apagones en varias ciudades, incluso en zonas de Tokio.

«Haremos todo lo posible para ayudar a los afectados (por el terremoto) y comunicar la información adecuadamente», ha asegurado Kishida.

Cortes eléctricos e interrupción de transportes

El seísmo ha causado cortes eléctricos en la localidad de Soma, en Fukushima, así como en amplias zonas de Tokio y en las prefecturas colindantes de Kanagawa, Chiba y Saitama. Por su parte, la Compañía de Energía Eléctrica de Tokio ha indicado que alrededor de dos millones de hogares estaban sin luz y que estaba comprobando el estado de los reactores en la planta de Fukushima, según ha avanzado la cadena pública NHK.

La operadora de la central nuclear de Fukushima Daiichi, en proceso de desmantelamiento desde la crisis nuclear desencadenada por el gran terremoto de 2011, se encuentra en estos momentos analizando si se ha producido algún daño por el nuevo seísmo, así como en otras instalaciones atómicas cercanas, después de que saltara la alarma de incendio de una turbina y la interrupción de un sistema de refrigeración de combustible usado.

La alarma de incendios se activó tras el temblor en el edificio del reactor 5 de la central Fukushima Daiichi (I), que permanece inoperativo desde antes de la crisis nuclear de 2011, mientras que el fallo en el sistema de refrigeración afecta a las piscinas donde se almacena combustible atómico usado en la planta de Daiini (II).

Por el momento, la Autoridad de Regulación Nuclear ha indicado en su cuenta de Twitter que no se han registrado anomalías ni aumento de la radiactividad. Tampoco se ha informado de daños en las refinerías de petróleo de la costa.

Varias líneas ferroviarias de alta velocidad han sido interrumpidas en el noreste del país, mientras que también se han cerrado por precaución diversos tramos de autopistas, así como el aeropuerto tokiota de Haneda. Un tren con unos cien pasajeros ha descarrilado entre las estaciones de Fukushima y Shiroishizao, aparentemente sin causar víctimas.

El desastre de Fukushima

La misma región sufrió un gran terremoto de magnitud 9,1 en la escala Richter seguido de un tsunami en 2011 que desencadenó el desastre nuclear de Fukushima y que dejó más de 18.000 muertos y desaparecidos. Fue considerada la peor catástrofe nuclear registrada tras Chernobil y llevó a que otros países analizaran sus reactores nucleares.

Once años después del accidente nuclear, los alrededores de la central de Fukushima siguen siendo una zona de exclusión, afectada por la radiactividad, y miles de personas no han podido regresar a sus casas. Según los expertos, podrían pasar todavía 50 años hasta que se pueda desmantelar la central. Tras el accidente, Japón apostó por las energías renovables.

Además de la titánica tarea de descontaminación y desmantelamiento de la central nuclear, quedan muchos otros retos, empezando por recuperar la reputación de los productos alimentarios locales, aunque su seguridad esté rigurosamente controlada.

Situado en la encrucijada de varias placas tectónicas importantes, Japón se ve afectado regularmente por terremotos y cuenta con estrictas normas de construcción para garantizar que sus edificios sean capaces de soportar fuertes temblores.




Bodega la Barraca

Teléfono de reservas para eventos y reuniones 693 85 26 55

c/ Bahía nº 9, Torre del Mar

Bodega la Barraca

Teléfono de reservas para eventos y reuniones 693 85 26 55

c/ Bahía nº 9, Torre del Mar