Se cumplen 31 años del fallecimiento del portero del Málaga, Gallardo, que sufrió un golpe craneal en Balaídos

Fue una de las páginas más tristes del desaparecido Club Deportivo Málaga, el fallecimiento del guardameta Gallardo el 15 de enero de 1.987. Tres semanas antes, había recibido un golpe fortuito en la cabeza en una pugna con el delantero del Celta, Baltasar. Se jugaba el partido de Liga de Segunda división entre el Celta y el Málaga, y nada hacía presagiar este desenlace, ya que había pasado varios controles médicos.

Así lo contaba EL PAÍS,  el hoy periodista de SUR, Pedro Luis Gómez.

José Antonio Gallardo, portero titular del Club Deportivo Málaga, falleció a las 16.45 de ayer tras una parada cardiaca cuando se cumplían ocho días de su ingreso en la unidad de cuidados intensivos del hospital general Carlos Haya, donde a últimas horas del miércoles 7 de enero fue intervenido quirúrgicamente de un derrame cerebral. Gallardo, que permanecía desde entonces en coma profundo, se lesionó el pasado día 21 de diciembre en el partido disputado en Vigo entre el Celta y el Málaga, al sufrir un fuerte golpe en la cabeza tras un choque fortuito con el delantero Baltazar.

La muerte de Gallardo, a pesar de que su estado era irreversible desde hace unos días, ha sido un duro golpe para los jugadores y técnicos malaguistas muchos de los cuales lloraban ayer desconsoladamente en las puertas del hospital minutos después de producirse el fallecimiento.José Antonio Gallardo ingresó el día 7, en el hospital general Carlos Haya en estado de coma con una fuerte hemorragia cerebral producida por la rotura de una arteria en el lóbulo temporal izquierdo, la misma zona donde recibió el golpe en el partido contra el Celta. Fue intervenido quirúrgicamente a vida o muerte durante más de tres horas y su estado se deterioró desde entonces día a día.

Gallardo se encontraba bastante recuperado en la mañana del miércoles, día 7, hasta el punto de que fue a visitar el piso que no hace mucho adquirió, pues entre sus planes estaba el de casarse este verano.

Después del almuerzo comenzó a encontrarse mal, con mareos, vómitos y fuertes temblores. Sus familiares le llevaron al centro de salud de Torremolinos, barriada enclavada a 14 kilómetros de la capital, donde Gallardo reside con su familia, y allí se dictaminó su traslado inmediato al hospital Carlos Haya, donde ya ingresó en estado de coma profundo. A las siete y media de la tarde entraba en el quirófano donde se le intervino de un hematoma intraparinquimatoso del lóbulo temporal izquierdo con invasión ventricular. El derrame cerebral, calificado por el cirujano que le operó como “uno de los más grandes que había visto”, afectaba prácticamente a tres cuartas partes del cerebro.

La jugada

Corría el minuto 18 del primer tiempo del encuentro que disputaban el domingo 21 de diciembre en Balaídos el Málaga y el Celta cuando un compañero cedió el balón a Gallardo; Baltazar, atento a la jugada, se dirigió hacia el mismo y el meta malaguista tuvo que realizar una arriesgada salida a los pies del delantero brasileño. Fue un choque fortuito, como tantos otros que se producen en un partido de fútbol, pero Gallardo tuvo mala fortuna y quedó conmocionado sobre el césped. Trasladado a los vestuarios y tras ser atendido por un médico, fue ingresado en el hospital general de la capital gallega, donde quedó en observación. Allí fue sometido a una serie de exploraciones radiológicas que no detectaron nada anormal salvo una triple fisura en el parietal izquierdo.El mismo día de Nochebuena fue trasladado por la mañana a Málaga, donde ingresó en el Carlos Haya. Tampoco se le apreció ninguna lesión seria, aparte de la triple fisura ya referida, y bajo prescripción médica y orden de reposo, se le concedió permiso para ir a su domicilio. Se le realizaron tres pruebas en el scanner.

Gallardo, ya en su casa, seguía una recuperación lenta pero normal. Tenía una pequeña parálisis facial pero iba recobrando la memoria y nada hacía presagiar el súbito agravamiento surgido el día pasado día 7.

A últimas horas de la noche, tras cubrir los lógicos expedientes y tras la realización de la autopsia, se instaló la capilla ardiente en la sala de trofeos del Club Deportivo Málaga, en el paseo de Martinicos.

El Málaga inició las gestiones momentos después de producirse la trágica noticia y consiguió el aplazamiento del encuentro que debían disputar el próximo domingo el Bilbao Athlétic y el equipo malaguista en San Mamés.

Aunque no se ha confirmado la hora, el entierro se celebrará esta tarde en la localidad de Arroyo de la Miel, en Benalmádena, en el cementerio donde reposan los restos mortales de la madre del jugador del Club Deportivo Málaga.



Cafetería Azúcar

Un nuevo concepto de gastronomía: desayunos naturales, carta sin gluten, vegana y mucho más.

Calle del Mar, 37, Torre del Mar

Cafetería Azúcar

Un nuevo concepto de gastronomía: desayunos naturales, carta sin gluten, vegana y mucho más.

Calle del Mar, 37, Torre del Mar