Los mejores consejos para gestionar la logística y el almacenaje de tu negocio

La organización logística y de almacenaje de una empresa puede llegar a ser uno de los puntos clave para que cualquier negocio triunfe o fracase. Antes de comenzar a montar una empresa en la que la logística tenga un papel protagonista, lo cierto es que no siempre vemos como empresarios la verdadera importancia de este factor.

Además, hoy en día, con el auge del comercio y las tiendas online, muchísimas personas se han propuesto invertir sus ahorros en empezar a vender productos a través de Internet, por lo que la gestión logística puede ser un tema que pille desprevenidos a muchos nuevos emprendedores.



Los productos que fabricamos y distribuimos cuentan con una vida útil que debemos aprovechar al máximo, conservándola de la mejor forma posible y, sobre todo, consiguiendo que se traslade de un punto a otro de la forma más sencilla y ágil posible. Por este motivo, en el día de hoy vamos a dar todas las claves y los mejores consejos para que cualquiera que esté empezando o crea que tienen un problema con su gestión logística pueda empezar a implementar soluciones en su negocio.

Un almacén bien equipado

El primer punto a tener en cuenta cuando empezamos a plantearnos una mejor gestión de nuestra logística es prestar atención a nuestro almacén. ¿Cómo está organizado? ¿Tenemos bien distribuido el espacio? ¿Sería posible hacer mejoras en él?

Todas estas preguntas debemos planteárnoslas para poder sacarle el mayor partido al espacio y a los productos. En este sentido, lo cierto es que la mejor opción es solicitar ayuda de una empresa especializada en este tipo de servicios. Así, podemos contar con todo tipo de soluciones industriales como un remache flexible y adaptado, fijaciones y aplicaciones personalizadas y, en definitiva, recursos que nos permitan optimizar nuestros procesos internos de manera fácil y rápida.

Implanta un sistema de gestión y control

Una de las medidas más útiles a la hora de administrar y mejorar la logística y el almacenaje de un negocio es implantar un sistema de gestión. Mediante estos sistemas, podremos tener información actualizada y en tiempo real que nos ayude a optimizar los procesos, no solo del almacén, si no de muchos otros departamentos de la empresa (ventas, envíos, cuentas…).

A través de estos sistemas de gestión y control, además de poder acceder a información real sobre el estado de nuestro almacén, también tendremos una estupenda fuente de recursos que nos permitirá analizar la situación de la empresa, tomar decisiones y, en definitiva, planificar la estrategia logística de forma más eficiente. Además, esta es una estupenda forma de ahorrar en la inversión de recursos ya que gastaremos lo justo para garantizar los procesos.

Introduce innovaciones tecnológicas

Las novedades tecnológicas que se avanzan cada día en este sector de la logística y el almacenaje son de muchísimos tipos. Lo cierto es que, todavía a día de hoy, muchos empresarios se niegan a introducir estas innovaciones en sus propios negocios, bien por falta de información o bien por miedo al cambio.

Sin embargo, la verdad es que la tecnología en cuestiones logísticas está actualmente más avanzada que nunca, por lo que no existen ya excusas para no introducirlas en cualquier almacén real. Estas innovaciones pueden ir desde brazos robóticos que faciliten el manejo de los productos hasta envasadoras y clasificadoras automáticas o programas de gestión que simplifiquen al máximo todos los procesos que se siguen en el almacén desde que llega un pedido a la tienda hasta que se envía al cliente.

Planifica tus necesidades presentes y futuras

Otra de las claves para una buena gestión logística es analizar el propio negocio para poder planificar verdaderamente cuáles son las necesidades presentes  y futuras que necesita cubrir. Al final, como en todos los aspectos de una empresa, quizás el punto más importante sea la planificación, el cómo se van a lograr los objetivos.

Por este motivo, es increíblemente importante tomar decisiones estratégicas a corto, medio y largo plazo. Por poner un ejemplo, si una empresa ve una oportunidad de negocio con poco riesgo en los próximos meses, debe estar preparada para responder a esta demanda comercial. En caso de no haberlo planificado con la suficiente antelación, puede no contar con el espacio necesario en almacén para hacer frente a ello, por lo que se vería obligado a dejar pasar la oportunidad de negocio. Del lado contrario, con cierta planificación, siempre podemos establecer planes de contingencia que nos permitan dejar ciertas partes del almacén para imprevistos.

Crea tus propios protocolos

El último consejo sobre la gestión de la logística y el almacenaje de una empresa que os queremos dar en el día de hoy va muy relacionada con ser muy consciente de cómo es nuestro negocio. 

Al fin y al cabo, nadie va a conocer nuestra propia empresa mejor que nosotros mismos, por lo que no debemos tener miedo a la hora de crear nuestros propios protocolos y, lo mejor, ir cambiándolos y adaptándolos en el tiempo y el espacio para que puedan seguir respondiendo a nuestras necesidades.

En este punto, también es muy importante escuchar a todos nuestros empleados, sobre todo a aquellos que trabajan directamente y cada día en la logística corporativa.



Pinturas Rebollo

Empresa malagueña de pintura y decoración de venta a profesionales y al por menor

Avenida de Andalucía nº 26, Torre del Mar

Pinturas Rebollo

Empresa malagueña de pintura y decoración de venta a profesionales y al por menor

Avenida de Andalucía nº 26, Torre del Mar