Llenando el botijo en «El Chorrillo» de Sedella