La Fiscalía de Menores investiga el acoso escolar a la niña que se quiso suicidar en Marbella

La Fiscalía de Menores de Málaga abrió el miércoles «expediente de reforma» para investigar el caso de presunto acoso escolar contra una adolescente de 13 años en Marbella. La chica trató de suicidarse el pasado 1 de febrero tomando un cóctel de pastillas y, al despertar, contó que estaba sufriendo insultos, vejaciones y malos tratos por parte de cuatro compañeros de clase en un instituto de Secundaria de Marbella.

Dada la gravedad de los hechos relatados en el atestado policial, el Ministerio Público ha decidido que los cuatro presuntos acosadores, que tienen edades inferiores a los 14 años, van a ser explorados por el equipo técnico de apoyo a la Fiscalía en la Ciudad de la Justicia de Málaga.



A través de una entrevista, los expertos evaluarán a cada menor, tanto en su perfil psicológico como su contexto familiar. En este proceso también se verán involucrados los padres, ya que deberán asistir a las entrevistas con el equipo técnico.

La niña fue hallada por su madre tirada en el suelo. La progenitora había ido a trabajar, pero volvió a casa. Al entrar se encontró a su hija inconsciente tras haber ingerido una cantidad cercana a 60 pastillas. Fue trasladada al hospital Costa del Sol, donde fue entendida, pero no se le pudo practicar un lavado de estómago. Pasó al hospital Materno de Málaga donde estuvo dos días ingresada. Las primeras 24 horas las pasó dormida en un estado de sedación similar al coma por los fármacos ingeridos, pero consiguió salir adelante.

El «mata león»

Al hacerlo recibió tratamiento psicológico. A estos especialistas fue a los primeros que reconoció que lo había hecho tras sufrir el acoso de varios compañeros, que le habían aplicado técnicas de artes marciales como el «mata león», que era cogerla por el cuello y asfixiarla hasta que quedaba inconsciente por la falta de oxígeno en el cerebro.

La Policía Nacional y el Servicio de Inspección Educativa de la Delegación de Educación de la Junta en Málaga abrieron investigación el pasado febrero para esclarecer las circunstancias concretas que se pudieron producir. Fue cuando se activó el protocolo contra el acoso. La Delegación de Educación indicó el pasado 7 de febrero, mediante un comunicado, que en ese momento no existía «evidencia de que se haya notificado al centro educativo previamente ninguna situación de acoso escolar».

Sin embargo, el día anterior al intento de suicido la familia de la niña tuvo una reunión con el centro para pedir un cambio de clase. Se quejaron de que la adolescente llegaba todos los días llorando a casa. La razón era que los compañeros la insultaban. Ante la Policía la niña reconoció que le habían realizado tocamientos íntimos y que se inventaba enfermedades para no tener que ir a clase.

En este artículo



Freiduría Tapería La Cañita

Para disfrutar del placer de una buena comida en un entorno privilegiado

Paseo Marítimo del Carmen, 129, Rincón de la Victoria

Freiduría Tapería La Cañita

Para disfrutar del placer de una buena comida en un entorno privilegiado

Paseo Marítimo del Carmen, 129, Rincón de la Victoria