El puente de mayo viene con malas noticias: pagarás la gasolina más cara de los últimos tres años

El litro de gasolina repunta a 1,27 euros y el diésel a 1,17 euros, precios que no se veían desde 2015.

Malas noticias si quieres alimentar el coche para irte de Puente de Mayo. La gasolina acaba de repuntar a 1,27 euros por litro y el gasóleo a 1,17 euros, los precios más altos en ambos tipos de carburante desde el verano de hace tres años. Llenar ahora un depósito con 50 litros de Súper 95 cuesta de media 63,5 euros, un 19% más que en su punto bajo más reciente. Rebosar un tanque similar con diésel requería unos 58,7 euros, un 29% más que en sus mínimos de 2016. Para saber por qué pagaras tanto, hay que mirar muy lejos y hacia países productores de petróleo como Estados Unidos, Arabia Saudí, Rusia, Siria, Libia y hasta Venezuela. El barril de Brent, el crudo de referencia en Europa, rebasó esta semana los 75 dólares por primera vez desde 2014 y se ha encarecido un 11,7% en lo que llevamos de abril. ¿Qué está pasando para que esta materia prima, la base de las gasolinas, esté pegando el estirón?

La clave es una cuestión de mercado. No hay oferta para cubrir la demanda de crudo. O mejor dicho, sí habría petróleo suficiente para abastecer las necesidades de los consumidores, pero los productores no la ponen en el mercado para provocar este estirón de los precios, aprovechando que la demanda de combustible para el transporte es muy inelástica. Dicho de forma llana, el petróleo no tiene sustituto fácil y rápido en la movilidad mundial. El presidente estadounidense Donald Trump se indignó hace días por este recorte del grifo de crudo: “La OPEP vuelve a hacerlo”, dijo a través de las redes; “hay cantidades récord de petróleo por todos lados, barcos repletos en el mar… ¡y los precios están artificialmente muy altos! ¡No lo vamos a aceptar!”

Los 14 miembros del cártel petrolero pactaron a finales de 2016 esta estrategia común después de que el crudo se desplomase por debajo de 30 dólares. La menor demanda china y la marea de crudo extraído por métodos alternativos —como el fracking, arenas bituminosas o alta mar—estaban erosionando el precio del barril. porque no había compradores que absorbieran todo el petróleo que se estaba extrayendo. Los depósitos tampoco daban más de sí y los barcos navegaban en alta mar hasta los topes. Así que se apagaron parcialmente las bombas de extracción. La medida surtió efecto. El barril cotiza ya en 75 dólares. Y Arabia Saudí estudia prolongar la medida en años venideros. “Esto llevaría a precios aún más caros”, señala Bank Of América-Merril-Lynch (BoAML), que advierte a EE UU que sancionar al cártel empeoraría la situación porque “la OPEP y Rusia intensificarían su cooperación”. “Y esto se une a una demanda sólida de petróleo y a una economía global en ebullición”, explica Norbert Rücker, jefe de estudios de materias primas de Julius Baer, que también observa causas políticas detrás del alza del barril como el ataque aliado a Siria, el enfrentamiento entre EE UU e Irán a causa del pacto nuclear, la incertidumbre sobre el estado de salud del presidente libio o la producción de Venezuela que se colapsa por el estado del país. ¿Podrían esos altos precios encoger la demanda? Al consumidor, todo esto le afecta de lleno. El 40% de lo que se paga en el surtidor por cada litro de gasolina corresponde al precio de la materia prima, de ahí que la subida del 11,7% del petróleo en abril haya impactado en un alza del 3,3% y 3% en la Súper 95 y el diésel, respectivamente. El otro 60% del litro de combustible corresponde a impuestos, costes logísticos y al margen de beneficio que se llevan las petroleras. Con la gasolina disparada, la pregunta ahora es otra. ¿Los elevados precios actuales podrían el consumo de carburante? “Ya estamos viendo caer el uso de gasolina en 2018 y tememos que el alza de precios pueda encoger la demanda”, apuntan en BoAML. Y si la demanda encoge, los precios quizás podrían bajar en el futuro. Las petroleras, de momento, hacen caja con un precio tan elevado y así lo muestran los resultados que están presentando esta semana. La finlandesa Neste ha elevado sus beneficios un 72% en el primer trimestre de año, la francesa Total un 13% y la noruega Statoil un 21% más.



Carnicería Loli

Gran variedad de productos ecológicos. Hacemos toda clase de rellenos por encargo.

Calle Miguel Hernández, 11a, Torre del Mar

Copicentro Torre del Mar

Itinerarios Semana Santa. Papelería, planos, cartelería, merchandising... Precios especiales a universitarios.

Calle Doctor Fleming, 37, Torre del Mar