Las personas leves o asintomáticas no tendrán que someterse a una prueba que confirme su positivo ni aislarse, informa el diario Málaga Hoy.

Tras más de dos años de test y confinamientos por el coronavirus, comienza una nueva etapa en España. El objetivo, a partir de ahora, es dejar de prestar tanta atención a la incidencia total de la enfermedad para fijar el foco en el impacto en las personas vulnerables y el sistema sanitario.



Por ello, las personas leves o asintomáticas no tendrán que someterse a una prueba que confirme su positivo ni aislarse; mientras que la vigilancia se focalizará en personas mayores de 60 años, las que padezcan alguna inmunodeficiencia o cualquier patología que les haga especialmente vulnerables, las mujeres embarazadas y los residentes en centros sociosanitarios. Para todos ellos, se establecerá un protocolo específico.

El resto de personas deben actuar igual que si se tratase un resfriado o una gripe. Aunque pueden hacer vida normal, se recomienda extremar las precauciones, manteniendo el uso de la mascarilla y evitando el contacto con personas vulnerables.

Así lo ha confirmado el presidente del Colegio de Médicos de Málaga, Pedro Navarro. «Hay que ser prudentes, la pandemia no ha acabado y sigue falleciendo gente«, ha manifestado al diario Málaga Hoy.

Las pruebas se harán a las personas con síntomas cuyos casos sean graves. En el caso de pacientes con síntomas leves que sean compatibles con la enfermedad, la realización de pruebas o no dependerá de la decisión de los médicos de Atención Primaria. El doctor Navarro se muestra partidario de se sigan diagnosticando a los pacientes mediante una PCR. «Hay que saber de qué variante se han contagiado para saber cómo va evolucionando la pandemia».

Los contactos estrechos de un positivo no tienen que guardar cuarentena, independientemente de si están vacunados contra el Covid-19 o no. No obstante, se recomienda que durante se extremen las precauciones y reduzcan todo lo posible las interacciones sociales. Asimismo, es conveniente usar la mascarilla en todo momento y evitar el contacto con personas vulnerables.

Como los asintomáticos o con sintomatología leve están exentos de cuarentena, pueden ir a trabajar. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad recomienda el teletrabajo, siempre que sea posible y no necesiten una baja laboral. En caso de asistir al trabajo presencial se recomienda, una vez más, mantener la mascarilla, que sigue siendo obligatoria en interiores.

Los casos dejan de contarse de forma exhaustiva, ya que no habrá un indicador exacto de incidencia acumulada como el que lleva en vigor casi dos años. A partir de ahora las autoridades sanitarias se guiarán por indicadores indirectos, como la ocupación hospitalaria o los casos en personas mayores, que pueden dar una idea de la transmisión general. Sanidad argumenta que se ha superado la “fase aguda de la pandemia” con más del 90% de la población mayor de 12 años vacunada y una letalidad muy inferior a la de las primeras olas.

Unas medidas que, a juicio del presidente del Colegio de Médicos de Málaga son «lógicas» porque la incidencia está descendiendo. Si bien, insiste en que hay que continuar manteniendo la «prudencia»; «avanzar de forma progresiva», y «no generalizar, ya que el caso de cada paciente es único».

En cuanto a las mascarillas, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha informado de que se está estudiando “cómo y cuándo” retirar los cubrebocas de interiores. Los técnicos están ya barajando fórmulas, que probablemente no pasen por una retirada simultánea en todos los ámbitos. Otros países las han mantenido en lugares como transportes públicos y centros sanitarios.

Pedro Navarro aún se muestra reticente a esta medida. Considera que debe bajar más la incidencia acumulada para desprenderse de ella y, cuando eso ocurra, «hay que obligar que los espacios estén bien ventilados y que haya una renovación de aire continua», apunta.

Andalucía mantendrá el cribado del Covid para ingresos hospitalarios programados o por urgencia

El consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, anunció este lunes que en la comunidad autónoma andaluza, aunque se aplicará, como corresponde, la nueva estrategia nacional frente al Covid-19, lo hará con «una pequeña variante», la de que mantendrá el cribado del coronavirus, vía pruebas diagnósticas, entre los pacientes que tengan programado su ingreso hospitalario o que lo hagan por urgencias.

El objetivo de ello, según subrayó, es «que se mantengan, tanto en los centros sanitarios, como sociosanitarios, lo más libres posible de Covid, por lo menos con el conocimiento de aquellos que tienen Covid, para propiciar el aislamiento» de quienes den positivo en coronavirus y que «no haya diseminación» de la enfermedad, de modo que, «aunque la estrategia quita» esta medida, en Andalucía se seguirá aplicando.

Aguirre recordó que ha pedido «autorización para poner la cuarta dosis» de la vacuna contra el Covid en las residencias de ancianos y, posteriormente, a las personas mayores de 70 años. Asimismo, anunció que hoy el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprueba «un protocolo de recomendaciones de cara, no solo a Semana Santa, sino también para el Plan Romero», por la próxima Romería de El Rocío y respecto a las fiestas de primavera previstas en Andalucía, de modo general.

Dicho protocolo incluirá «recomendaciones a todos los andaluces para intentar, entre todos, ser lo más prudentes posible, e intentar evitar la diseminación del virus», aunque espera el consejero de Salud que la próxima Semana Santa y la presente primavera sean «tranquilas, y que nos encontremos en una situación de descenso paulatino de los ingresos hospitalarios, que es la variable que más nos puede preocupar».




Arenas

Comienza tu ruta mudéjar

Avda. de Fernández Ramos, 2 * 29753 Teléfono: 952 50 90 05

Arenas

Comienza tu ruta mudéjar

Avda. de Fernández Ramos, 2 * 29753 Teléfono: 952 50 90 05