Decepción por parte de la Escuela Francisco Castejón por la poca presencia de padres en la charla para cultivar valores deportivos

«Mi futbolista y yo», charla-coloquio que se dio anoche en el Centro Exilio María Zambrano de Vélez-Málaga a cargo de Kiko Vegas (Milán Junior Camp) y Esteban Vigo, donde se resaltó la mala influencia de algunos padres sobre los jóvenes futbolistas. Ni una decena de padres se dieron cita.

Ayer pude moderar y presentar la charla "Mi futbolista y yo", que versaba sobre el fútbol base, y en concreto sobre las consecuencias, a veces muy negativas, de las actitudes de los padres en los terrenos de juego, y en general sobre la manera de entender que "sus hijos" son los mejores y querer ser ellos los entrenadores. Cerró la conferencia, el presidente de la Escuela de Fútbol Francisco Castejón, Francisco Heredia, que fue rotundo: "Me siento decepcionado, enfadado y con ganas de dejarlo todo. Y es que hemos dado difusión al acto para que los padres sepan como comportarse, como llevar a sus hijos, y mira la respuesta, casi nula".
Así fue, porque en el centro Exilio María Zambrano, apenas 50 personas, la mayoría, gente relacionada con el fútbol base, pero apenas una decena de padres, por muchos motivos, la hora, los quehaceres diarios, y muchos porque piensan que ellos, los padres, no necesitan educación deportiva, que lo saben todo.
Una excelente ponencia de Kiko Vegas, ex portero profesional, y muy relacionado en la Axarquía en la empresa pública y privada, y que es padre y sabe como va este tema. Resaltó la dificultad para que los padres no invadan el espacion del entrenador, y que sean los progenitores los que piensen saben más de fútbol y al final entorpecen el crecimiento de los hijos, a los que acaban "volviendo locos". Fígurense que algunos padres, se ponen detrás de la portería, y le dicen al hijo portero: "Tu sal ahora a por este balón", mientras el entrenador, piensa que mejor sea el central el que despeje. Es solo una de los miles ejemplos, que hacen que al final el joven deportista no sabe a que carta atenerse. Fue una brillante exposición, con ejemplos, anécdotas, casos reales, algunos muy lastimosos.
Esteban Vigo, el veleño olímpico, internacional, jugador del Barcelona, Málaga y entrenador profesional, fue contundente: "Fui hace poco, después de mucho tiempo, a ver en Jérez un partido de fútbol base, y creo que voy a estar mucho tiempo sin volver a ir. Una lástima esos padres, que insultaban, que gritaban, y que se comportaban de una forma irracional".  Esteban, dio las gracias a gente como Francisco Castejó, al que dijo que fue "su padre deportivo y casi padre real" ya que el suyo falleció cuando el tenía 3 años. Lo destacado por el "Boque" es un ejemplo vivo que se palpa en esos partidos donde van tantos padres, y que piensan que la victoria es lo más importante, que su hijo tiene que jugar siempre, o que él es el que más entiende de fútbol.
Lo peor, es que estas cosas no terminan de arreglarse, y lo mismo haría falta más mano dura para que esos padres, no intercedan en el aprendizaje deportivo de sus hijos. Porque posiblemente no sean tan participativos en temas escolares u otros aspectos de la vida. Pero ya sabemos que de fútbol todos pensamos entender, y no dejamos que el monitor, entrenador de turno, sepa el que decida.
La charla ha tenido la colaboración de Deportes del Ayuntamiento de Vélez-Málaga



Heladería Buenavista

Déjanos mimarte! ☕️🍰🍦

Calle del Mar, 74, 29740 Torre del Mar, Málaga

Heladería Buenavista

Déjanos mimarte! ☕️🍰🍦

Calle del Mar, 74, 29740 Torre del Mar, Málaga