Cinco narcos detenidos tras un desembarco de hachís en una playa de Marbella

Los traficantes lanzaron unos 90 fardos de hachís, con un peso de más de dos toneladas, y abandonaron una narcolancha con los motores encendidos, lo que pudo provocar su incendio

Un desembarco de hachís registrado este fin de semana en la playa Guadalmina, en Marbella, se ha saldado con la detención de cinco supuestos narcotraficantes. El arenal, situado entre San Pedro de Alcántara y Estepona, amaneció con numerosos fardos. Fuentes próximas a la investigación consultadas Málaga Hoy calculan que, en total, fueron unos 90, con un peso aproximado de entre 25 y 30 kilos cada uno, lo que sumaría más de dos toneladas.



Eran las 7 y media de la mañana de este sábado cuando un vecino alertaba al servicio de emergencias sanitarias 112 Andalucía de que, sobre la arena, había sido avistada una posible narcolancha que tenía los motores encendidos y que podría tener relación con la droga hallada. El centro coordinador dio aviso a la Policía Nacional.

Cuando los agentes se desplazaron hasta la playa comprobaron que el vehículo estaba incendiado, por lo que, para sofocar el fuego, tuvieron que intervenir los bomberos. La Guardia Civil se hizo cargo de la investigación del caso, en colaboración con la Policía Local, que apresó a tres de los cinco narcos a los que localizaron, según confirmaron fuentes cercanas.

Las pesquisas apuntan a que los presuntos narcotraficantes pudieron lanzar al agua los paquetes de hachís en un intento por deshacerse de ellos y abandonaron la embarcación con el motor encendido, lo que provocaría el incendio.

Hace solo unos meses, ya se produjo un caso similar. Un grupo de bañistas fue testigo a finales de agosto de la descarga de fardos de droga en playa de Cabopino, también en Marbella. Entonces, con los últimos rayos de sol, una embarcación se acercaba a la costa y las dos personas que iban a bordo comenzaron a lanzar un alijo de droga al mar. Otras dos, dentro del agua, los iban recogiendo.

En apenas un minuto arrojaron de la lancha el alijo de droga, hasta cuatro paquetes de grandes dimensiones, mientras numerosos bañistas gritaban sorprendidos y grababan la escena con sus teléfonos móviles.

La de este sábado es, además, la segunda narcolancha que, en los últimos meses, ha sido encontrada en la playa de Guadalmina. En el caso anterior, el hallazgo del vehículo, con más de 500 kilos de hachís ocultos en garrafas de combustible, permitió la desarticulación de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas, que operaba por vía marítima desde las costas de Ceuta y Marruecos hasta Málaga.

La investigación apuntaba entonces a que los narcos zarparon del puerto de Ceuta en una narcolancha, que cargaron en alta mar de garrafas que contenían hachís y pusieron rumbo a la playa de Guadalmina, en Marbella, para desembarcar la droga. Pero fueron sorprendidos por los medios aéreos de la Policía Nacional, cuyos agentes identificaron la embarcación que horas antes había visto salir la Guardia Civil desde el otro lado del Estrecho.

In this article