Nerja, el balcón que Chanquete dio a conocer

La popular serie de televisión de los años 80 Verano Azul puso en el mapa a Nerja. A partir de su emisión esta localidad malagueña despegó como destino turístico de referencia. Una fama que se la ha ganado a pulso gracias a los tesoros que esconden sus calles y a unos paisajes en los que se entremezclan mar y montaña. El Balcón de Europa, las Cuevas de Nerja y el Acueducto del Águila son solo algunos de sus símbolos más ilustres.

Nerja está en la comarca de la Axarquía, en el extremo este de la provincia de Málaga y a 52 kilómetros de la capital malagueña. Su término municipal limita con la provincia de Granada. Se sitúa en las faldas de la Sierra de Almijara, lindando con el paraje natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo. Dentro del municipio también se encuentra la pedanía de Maro, que cuenta con una población cercana a los 750 habitantes.



La presencia del hombre en estas tierras se remonta al Paleolí­tico Superior. Posteriormente, la zona de Maro acogió un asentamiento romano. En el siglo X es cuando se tienen los primeros indicios históricos de una gran alquerí­a árabe, que supone el origen de la actual ciudad.

Verano Azul fue un fenómeno televisivo de los años 80. Parte de su rodaje se hizo en Nerja, que ha rendido varios tributos a la serie. Así, desde el año 2001 existe la calle Antonio Ferrandis «Chanquete», el Paseo Marítimo Antonio Mercero –en homenaje al director de la serie– o el Parque Verano Azul, lugar en que se ubica una réplica del barco La Dorada. Se calcula que el programa atrajo a más de 20 millones de espectadores en España y fue emitido en Portugal, Francia, Polonia, Bulgaria, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Argelia, Angola y toda América Latina.

En el centro del pueblo está el emblemático Balcón de Europa, un mirador con impresionantes vistas panorámicas de la costa situado sobre un acantilado que separa las playas del Salón y Calahonda. Este sitio fue el emplazamiento del antiguo Castillo Bajo, levantado en el siglo XVI y destruido por los ingleses durante la Guerra de la Independencia a principios del siglo XIX.

El nombre del mirador fue propuesto por el Rey Alfonso XII durante su visita a la localidad el 20 de enero de 1885, que se vio afectada por el trágico Terremoto de Arenas del Rey. El monarca quedó cautivado con el escenario y le dio el nombre de Balcón de Europa, porque al asomarse parecía como si Europa terminara ahí y lo siguiente que apareciese sería África.

Si bajamos por el paseo de la “batería” veremos la Iglesia de El Salvador.

Es un templo de estilo barroco y mudéjar construido en el siglo XVII.

Presenta una torre de planta cuadrada y un campanario de forma octogonal.

Junto a la parroquia se haya el Ayuntamiento y la Oficina de Turismo.

Justo detrás del Consistorio está la Plaza de España, donde se localiza el Museo de Nerja.

El centro ofrece a los visitantes un viaje interactivo y audiovisual por la rica historia local, desde la Prehistoria hasta nuestros días, incidiendo en los aspectos más importantes de cada período histórico.

La Ermita de las Angustias es otro de los iconos del municipio. Se trata de un templo barroco del siglo XVII, aunque fue restaurado en 2019. Alberga en su interior la imagen de la Virgen de las Angustias, patrona de Nerja. También destacan las pinturas murales al óleo de la cúpula.

Aunque es menos conocido que el Balcón de Europa, el Mirador de La Torrecilla es un espacio igualmente entrañable para disfrutar de unas vistas únicas. En el centro de este enclave son visibles los restos de una antigua torre de vigilancia.

Otros lugares interesantes que esconde el casco urbano nerjeño son la Fuente de Europa, el monumento del Rapto de Europa y la Iglesia de San Miguel.

Si salimos del pueblo en sentido este veremos desde la carretera N-340 el Acueducto del Águila.

Ubicado sobre el Barranco de la Coladilla, esta obra civil del siglo XIX se utilizó para transportar agua a los molinos de la antigua Fábrica de Azúcar de San Joaquín. Fue restaurado en 2012 y se encuentra en perfecto estado de conservación y funcionamiento.

Muy cerca se encuentra la Cueva de Nerja, uno de los símbolos más conocidos de la localidad. La llamada “catedral natural de la Costa del Sol” se divide en tres grandes concavidades: las Galerías Turísticas o Galerías Bajas, las Galerías Altas (descubiertas en 1960) y las Galerías Nuevas (conocidas desde 1969). La cavidad abierta al público tiene una superficie de unos 140.000 metros cuadrados, siendo su longitud máxima de 700 metros. En 1961 fue declarado Monumento Histórico-Artístico y en 2005 Bien de Interés Cultural con categoría de Zona Arqueológica.

La presencia de sorprendentes formaciones de estalactitas, estalagmitas, columnas, banderas y coladas, así como el tamaño de los huecos que las albergan lo convierten en un gran reclamo. También se debe destacar los restos arqueológicos, fósiles y pinturas encontrados, ya que la cueva fue habitada desde hace 25.000 años y ha estado oculta los últimos 3.000, lo que ha permitido su protección.

Al sur se localiza la pedanía de Maro. Su edificio más importante es la Iglesia de Nuestra Señora de las Maravillas, que guarda a la patrona de este núcleo urbano. Es un pequeño templo de arquitectura popular construido a principios del siglo XVII.

Además de un conglomerado de playas excelentes, Nerja ofrece una gran variedad de opciones para disfrutar de la naturaleza. Los visitantes disponen de múltiples rutas a través del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama o en el Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo. Entre las atalayas se puede visitar la Torre de Caleta, la Torre de Macaca, la Torre de Maro o la Torre del Pino. O adentrarse en la Sierra de Almijara mediante la refrescante ruta del río Chillar.

 

~~ Contenido promocionado por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía S.A. ~~

In this article



Pinturas Rebollo

Empresa malagueña de pintura y decoración de venta a profesionales y al por menor

Avenida de Andalucía nº 26, Torre del Mar