El juez devuelve al jurado el veredicto sobre el crimen de Diana Quer por «contradicciones» y «errores formales»

El magistrado Ángel Pantín ha decidido devolver el veredicto al jurado popular del caso Diana Quer, al entender que existen errores formales que requieren una mayor fundamentación y «posibles contradicciones».

Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, todas las partes del proceso contra José Enrique Abuín Grey el Chicle han estado de acuerdo con la decisión, una vez revisado el veredicto entregado este jueves por parte del jurado popular.



Las deficiencias más importantes son esa motivación «un poco pobre» y esas contradicciones entre una pregunta y otra.

El órgano ciudadano comenzó su deliberación el pasado martes por la tarde y en ella han tenido que pronunciarse sobre los hechos alegados por las partes -detención ilegal, asesinato y agresión sexual-, la participación del único encausado en los mismos y su implicación.

Hechos probados
La ley establece que se declaran probados los hechos si obtienen al menos siete votos, en el supuesto de que resulten perjudiciales para el procesado, y cinco si le son favorables.

En el caso más extremo, y en base a la misma norma, si tras tres devoluciones persistiese esta situación, se disolvería el jurado y se celebraría un nuevo juicio oral.

El jurado popular había alcanzado un veredicto la noche de este jueves, tras estar deliberando desde el pasado martes, y el magistrado presidente había convocado a las partes a las 10.00 horas de este viernes.

Tras recibir el veredicto, el juez lo ha entregado a las partes para su examen, y luego ha convocado una vistilla a puerta cerrada con ellas para analizarlo.Tras esa sesión, Pantín ha decidido devolver el veredicto al jurado para que siga deliberando y corrija las posibles contradicciones.

La clave: la agresión sexual
Una de las cuestiones principales que debe dirimir el jurado es decidir si hubo o no agresión sexual a Diana Quer. Ello abriría la puerta a que el Chicle sea condenado a la prisión permanente revisable, la mayor pena que prevé el Código Penal.

Es un asunto difícil porque no hay pruebas directas de agresión sexual. El Chicle niega haberla violado, afirma que no tenía la intención de matarla. Tampoco se encontraron restos de su ADN en el cuerpo; las acusaciones señalan que ello se puede deber a los meses que el cadáver pasó sumergido en el pozo de una nave abandonada de la localidad de Asados donde el Chicle la escondió..

Los mismos peritos no se pusieron de acuerdo en un dictamen sobre si hubo agresión sexual. Uno de ellos señaló la existencia de un edema «importante» en la zona genital de la joven, compatible con una agresión sexual, pero sin señalar categóricamente que ello lo probara.

En este artículo



Multioficinas SL

¡Paga solo por lo que imprimes y ahorra costes! Distribuidor oficial Ricoh para Málaga

Multioficinas SL

¡Paga solo por lo que imprimes y ahorra costes! Distribuidor oficial Ricoh para Málaga