El Congreso aprueba la ley para dejar de considerar objetos a las mascotas

La justicia tendrá que establecer el régimen de custodia de los animales cuando haya un divorcio sin mutuo acuerdo.

El Congreso de los Diputados aprobó este jueves de manera definitiva la reforma del Código Civil que cambia el régimen jurídico de los animales para que, a los ojos de la ley, sean considerados «seres sintientes» -y, por tanto cuenten con ciertos derechos- y no meros objetos, como hasta ahora. En su tramitación, la norma ha contado con un apoyo mayoritario de la Cámara Baja, y solo Vox ha votado tanto en el Congreso como en el Senado en contra.



Según informa 20 Minutos, tras haber aprobado el Congreso prácticamente todas las enmiendas incluidas por el Senado, la ley entrará en vigor en cuanto sea publicada en el Boletín Oficial del Estado en los próximos días. La reforma fue apoyada el pasado octubre en la Cámara Baja por PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu y otros grupos minoritarios, así como por Cs, que en esta ocasión se unió a esa mayoría. En contra votaron el PP y Vox, si bien los populares, hace dos semanas, suavizaron su posición y se abstuvieron en el Senado .

El cambio de consideración del carácter de los animales de compañía en el Código Civil tendrá efectos concretos en su vida. Los jueces, por ejemplo, tendrán que tenerlos en cuenta a la hora de sentenciar herencias o divorcios: la reforma establece que los magistrados deberán concretar el «régimen de convivencia y cuidado» de los animales cuando un matrimonio se rompa legalmente y los cónyuges no se pongan de acuerdo al respecto. La ley establece criterios sobre los que los tribunales deberán tomar la decisión de a quién entregar el cuidado del animal, primando su bienestar.

Esta reforma afectará a los aproximadamente 30.000 matrimonios con mascotas que se divorcian anualmente, y también a las parejas de hecho que dejan de serlo, según la enmienda introducida por el Senado que el Congreso ha respetado. La norma, además, prohíbe la venta del animal en caso de divorcio -siempre que no estén de acuerdo ambos miembros de la pareja-, y permite a los jueces no dar la custodia compartida de los hijos cuando haya una sentencia por maltrato animal. «No procederá la guarda conjunta cuando el juez advierta de indicios fundados de violencia doméstica. Se apreciará también la existencia de malos tratos a animales o la amenaza de causarlos», expone el articulado.

Con la aprobación de la nueva ley, quien encuentre a un animal deberá entregarlo a su propietario siempre y cuando no haya indicios fundados de malos tratos o de abandono. Y la norma también reforma la Ley Hipotecaria para impedir que se extienda la hipoteca a los animales destinados en una finca dedicada a la explotación ganadera, así como la Ley de Enjuiciamiento Civil, con el fin en este caso de declarar «inembargables» a los animales de compañía.

In this article